BAQUIA

Líos de sueldos en el culebrón HP/Compaq

El fabricante de ordenadores e impresoras Hewlett-Packard ha aportado las primeras cifras de lo que puede costar su fusión con Compaq. La compañía ha señalado que los gastos podrían ascender a los 1.400 millones de dólares, incluyendo costes de reestructuración -han ascendido de los 450 millones de dólares iniciales a 700 millones-, y el impacto en los activos líquidos, que pasan de 800 a 1.200 millones de dólares. Carly Fiorina, CEO de HP, ha sido la encargada de detallar estos números en una reunión en la que ha recordado que, si la fusión no prospera, HP estará abocada a \”marchitarse\”. \”La Era del producto se acerca\”, ha apuntado Fiorina para subrayar acto seguido que \”el sector IT se consolida y exige menos compañías, pero más capacitadas\”.

Los datos aportados por la responsable de HP pueden tener una utilidad nula si los accionistas de la empresa se niegan a dar el visto bueno en la votación convocada el próximo 19 de marzo para aprobar o denegar el acuerdo. Gran parte de los directivos de HP, que postulan porque se coja la papeleta del \’Sí\’, han previsto que las ganancias de ambas compañías para 2003 alcanzarían los 1,51 dólares por acción, un 12% por encima de lo previsto por Wall Street.

A quien no le convencen estos datos es a Walter Hewlett, director de Hewlett-Packard e hijo de uno de los fundadores de la compañía. En su particular cruzada por impedir la fusión de ambas empresas -librada mediante anuncios en prensa e intervenciones en cualquier medio de comunicación-, Hewlett ha desvelado que HP discutió recientemente la concesión a Carly Fiorina de un salario cercano a los 70 millones de dólares durante los dos próximos años. Fiorina no será la única en recibir tan suculento incentivo: Michael Capellas, CEO de Compaq, se embolsaría 48 millones de dólares, que dan para ir tirando varias vidas. Para muchos analistas, estas cifras son desorbitadas y desaconsejables porque la gente puede encontrar demasiadas similitudes con el \’caso Enron\’.

HP se ha defendido de las acusaciones vertidas por Walter Hewlett reconociendo la certeza de las negociaciones y asegurando que ni la compañía ni sus directivos han llegado a un acuerdo final acerca de la cuantía que deberían percibir los directivos. \”Estamos de acuerdo en que los accionistas tienen todo el derecho a saber los detalles de las compensaciones, pero no podemos revelar algo que todavía no se ha decidido. No existe por ahora ningún nuevo contrato de empleo,\” han señalado fuentes de HP. A Hewlett esta respuesta no le ha pillado desprevenido ya que, según sus informaciones, el gigante de los ordenadores e impresores ha intentado llevar el acuerdo con el mayor de los secretismos.