BAQUIA

Listen.com atrapa la música a las Cinco Grandes

Tras 16 meses de negociaciones, Listen.com ha conseguido la licencia para ofrecer todo el catálogo musical de Universal Music Group (Vivendi), con lo que se convierte en la primera plataforma de música online que puede presumir de contar con todos los títulos de las cinco mayores discográficas del planeta.

Listen.com anunció ayer que ha adquirido los derechos para distribuir la música propiedad de Vivendi Universal a través de su servicio Rhapsody. Así, abre el camino para convertirse en una alternativa real, aunque de pago, a los numerosos programas de intercambio de archivos perseguidos por las discográficas por atentar contra las leyes del copyright. Otra media docena de servicios, como Pressplay o MusicNet, respaldados por grandes discográficas, languidecen porque no han sabido agrupar un catálogo suficiente como para justificar la inversión de los usuarios.

Aunque Listen.com es el primero en conseguir reunir en una plataforma la música de las Big Five (y de unas cuantas indies), carece de las canciones de algunos artistas muy populares, como los Beatles, cuyas discográficas no poseen todos los derechos sobre su música. Por ello, algunos analistas sostienen que estos agujeros en el catálogo seguirán empujando a los internautas hacia otras alternativas P2P (peer to peer), más completas y económicas.

A favor de Listen.com juega la reciente apuesta de las discográficas de utilizar todas las armas en sus manos para acabar con el intercambio gratuito de mp3, incluido el colar canciones falsas entre las redes P2P.

Rhapsody, que cuesta 9,95 dólares al mes, ofrecerá 175.000 títulos de las grandes discográficas y de importantes independientes como Zomba Recording, TVT Records, Bar/None Records o Sub Pop Records.

Las iniciativas de Sony y Vivendi Universal (PressPlay) y BMG, EMI, Warner y Real Networks (MusicNet), lanzadas a bombo y platillo a finales de 2001, a pesar de nacer con las reticencias de las autoridades anti-monopolio al tratarse de joint ventures entre dominadores del mercado, nunca han ganado la aceptación del público. Ni siquiera la presencia de socios como Microsoft, Yahoo! o RealNetworks como intermediarios o socios tecnológicos, ha conseguido levantar un negocio que falla en su esencia: vende un producto capado que encima cuenta con alternativas gratuitas. AOL Time Warner, juez y parte de MusicNet, ha retrasado repetidamente la inclusión del servicio a través de la red de America Online porque no lo veía nada claro.

Aunque es más que probable que otros servicios como Rhapsody consigan el favor de las discográficas para comercializar música online, llevará un tiempo considerable conseguir que los usuarios adopten un servicio de pago. Yankee Group pronostica que esto no ocurrirá hasta 2005.

El único paso adelante que han dado las discográficas es darse, por fin, cuenta de que \”la resistencia es inútil\”: tarde o temprano tendrán que adaptar su forma de vida a la nueva realidad digital. Como bien dice Larry Kenswil, presidente de la división de Vivendi Universal eLabs, \”podemos estar convencidos al 100%, moral y legalmente, de que está mal intercambiar archivos protegidos por derechos de autor, pero desde el punto de vista de nuestro negocio eso no tiene ninguna importancia; necesitamos crear alternativas legales\”.

El caso es que la industria de la música comprueba día a día como caen sus ventas, y ve en la piratería —tanto en las mafias que venden discos como en el usuario con \’tostadora\’— el enemigo a batir. Pero a medida que el problema se multiplica, las discográficas sienten que su mercancía se irá devaluando, sin remedio, paulatinamente. Ante ello, sólo les queda aceptar que deben dar un paso más allá. Las grabaciones \”se utilizarán para promocionar a los artistas\”, asegura el profesor del MIT Starling D. Hunter, \”y las discográficas tendrán que buscarse otras fuentes de ingresos\”.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios