BAQUIA

Llega la caza a golpe de ratón

Ovejas africanas, jabalíes y antílopes de la India pasean ajenas a todo por un rancho cercano a San Antonio (EEUU), ignorantes de que una cámara y un rifle conectados a la Red les vigilan para darles caza.

Al otro lado de la cámara, en Nueva York, Londres o Madrid, los internautas que se hayan apuntado a esta práctica están dispuestos a manipular el fusil a golpe de ratón cuando en la pantalla de su PC surja el animal. Al presionar una tecla en su máquina, el rifle dispara una bala real.

Se trata de un invento de un tal John Lockwood, que cuesta 300 dólares por dos horas -200 para los discapacitados-. Los cazadores pueden apuntarse a sesiones de veinte minutos por 6 pavos y hacerse con un DVD de recuerdo desembolsando 10 más. Michael Markarian, vicepresidente ejecutivo de la Humane Society, uno de los grupos de defensa de los animales con más solera en EEUU, ya ha puesto el grito en el cielo diciendo que \”es una iniciativa perversa y enfermiza, una carnicería\”. Sin embargo, Lockwood se defiende argumentando que \”lo que ocurre es que los críticos no entienden cómo funciona el sistema\”.

El creador del asunto insiste: \”El avezado cazador, acomodado en el sillón de su casa, tiene una perspectiva similar a la de alguien que estuviera apostado detrás de un matorral con una vista limitada, por lo que no hay garantías de que se vaya a llevar ninguna pieza al morral. Los que tengan suerte, es decir, a los que se les haya puesto delante de la cámara el animal, pueden pedir que parte de él se envíe a un taxidermista y a un carnicero y, posteriormente, a su domicilio, a cambio de un pago extra\”.

Curiosamente, la poderosa Asociación Nacional del Rifle tampoco está de acuerdo con la iniciativa. Según uno de sus portavoces, \”disparar a un animal que se encuentra a miles de kilómetros no puede considerarse una caza justa\”. Para Stephanie Bowles, bióloga del grupo PETA (Personas por el Tratamiento Etico de los Animales), \”sólo un discapacitado mental y sediento de sangre puede estar interesado en esto. No se trata de un vídeojuego, sino de un animal vivo\”.

La Humane Society ha comenzado ya una campaña para que se apruebe una ley federal que prohíba la práctica en todo el país. \”Corremos el riesgo de que se extienda a otros Estados\”, señala Markarian, que recuerda cómo en 1999 consiguieron que se aprobase una norma contra el tráfico de vídeos que mezclaban pornografía con malos tratos a animales. Los legisladores de al menos doce Estados ya han propuesto otras tantas medidas. \”El precedente es terrible, y no tiene nada que ver con el deporte de la caza\”, dijo Debra Bowen, senadora por California.

No se conocen antecedentes de esta iniciativa, como no sea el sitio de caza virtual FantasyHunt.com. Quizás por eso Lockwood presume ya de que personas de todo el mundo se han interesado por practicar la telecaza (hay 350 en lista de espera). Es más: considera este sistema como poco menos que una labor social en la que podrán intervenir minusválidos como Dale Hagberg, un hombre de Indiana confinado en una silla de ruedas que ha expresado su deseo de participar.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios