Llega Zeebo, la consola para los pobres

El proyecto OLPC (One Lapotop Per ChildI) ya tiene un equivalente en el campo de las consolas. Se trata de Zeebo, una nueva consola que se acaba de presentar en la Game Developers Conference de San Francisco.

Qualcomm, fabricante de chips para móviles, es el principal responsable del proyecto, ya que suministra el procesador, la tarjeta gráfica, el software y la conexión inalámbrica. Para esta start-up se ha aliado con Tectoy, compañía brasileña fabricante de videojuegos y electrónica.

El primer mercado en el que se comercializará la consola será Brasil. Después, Zeebo aterrizará en México en el tercer trimestre de este año, en India y Rusia en 2010 y en China en 2011.

La idea es llegar a un mercado potencial de 800 millones de jugadores, y demostrar que no sólo a los europeos, los japoneses y los norteamericanos les gustan los videojuegos: eliminado la barrera del precio, también los brasileños, los indios, los chinos o los rusos se engancharán a una consola asequible a su presupuesto.

Zeebo funciona conectándose a cualquier televisor, y consume menos energía que cualquiera de las consolas más populares, que demandan grandes recursos (en hardware y consumo eléctrico) por la complejidad de los juegos, especialmente en el caso de la Xbox y la PS3. Además, funciona con baterías recargables.

Uno de los objetivos de esta consola es luchar contra la piratería de juegos en estos mercados. Los tres principales fabricantes de consolas –Sony, Microsoft y Nintendo- no han hecho nunca grandes esfuerzos por adentrarse en estos países, debido a que es difícil obtener rentabilidad por las altas tasas de piratería y una renta media baja.

La idea con Zeebo es ofrecer una forma fácil y segura de descargar juegos, a través de una conexión inalámbrica, utilizando las redes de telefonía 3G. Para ello se han inspirado en el concepto del Kindle de Amazon, donde el usuario puede comprar libros que automáticamente aparecen en el aparato.

En Brasil, la consola se venderá al precio de 200 dólares, con cuatro juegos preinstalados. Descargar un juego costará otros 12 dólares. Son cifras asequibles si se comparan con los 1.000 y 100 dólares que cuestan respectivamente una consola y u juego legal, los 300 que cuesta una PS2 de segunda mano y los 10 dólares que cuesta un juego pirateado.

El proyecto además cuenta con el respaldo de importantes fabricantes de videojuegos, como Activision Blizzard y Electronic Arts, que pondrá a disposición de los usuarios brasileños de Zeebo títulos tan populares como “Need for Speed Carbon” y “FIFA 09”.

También se explotarán algunos títulos, del estilo del legendario “Quake”, que hace tiempo que dejaron de interesar a los más expertos jugadores de los países occidentales, pero que están por descubrir para los nuevos jugadores.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios