BAQUIA

Lo que el mundo virtual puede enseñar a los empresarios

¿Puede la Red, y la gente que hay en ella, enseñar algo a los empresarios que hacen negocios online? Según Clive Longbottom, sí. En un artículo en The Register, Longbottom comenta lo seriamente que la gente empieza a tomarse su vida virtual: los usuarios de juegos online, los que frecuentan chats…

Cada vez hay más blogs, más redes sociales, en definitiva más lugares donde uno puede protestar contra aquello con lo que no está de acuerdo, o aplaudir las actitudes con las que comulga Pero como de lo que se trata es de empresarios, el autor se concentra en Second Life, que se ha convertido en todo un laboratorio de pruebas.

Ya sabemos que este juego es un mundo virtual completo con más de un millón de habitantes, y aún creciendo. Y dentro de ese mundo, tiene también su propio mercado.

Aunque todo el mundo de Second Life está regulado principalmente por unas normas comunitarias, los dueños anuncian desde un principio que siempre que cualquier cosa cambia de manos o es comprada en Second Life, es un asunto entre el comprador y el vendedor: Los administradores no pueden verse inmersos en ello.

Podría ocurrir que males de la vida real (envíos pagados que nunca llegan, sentirse estafado) pasaran a Second Life. Para evitarlo, sus habitantes podrían unirse en comunidades fuertes y protestar de forma clara sobre aquello con lo que no estén de acuerdo, de forma que el señor local, el dueño, Linden, elimine esos elementos indeseables.

Así que si Second Life significa democracia, comunidades que funcionan, una base comercial próspera y una infraestructura de crecimiento sin problemas medioambientales, en ese caso todos deberíamos aprender de esta sociedad virtual.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios