BAQUIA

Los 10 mayores fiascos tecnológicos de la década

Algunos de los lanzamientos de productos y servicios tecnológicos más publicitados y con mayor financiación de la última década han resultado un absoluto fracaso. En algunos casos, han supuesto incluso que las compañías que los lanzaron perdieran su posición de líderes en sus sectores. Y es que ya se sabe que el consumidor –siempre tan exigente- recuerda más un fiasco que diez aciertos.

En el blog 24/7 Wall St encontramos un listado con los diez mayores fiascos tecnológicos de la última década. Para ello, se han tenido en cuenta productos o compañías dirigidos a un mercado global, de capacidad equivalente o igual a sus competidores, capaces (en teoría) de generar ingresos millonarios, y que no hayan logrado satisfacer las expectativas generadas.

Esta es la relación:

  1. Windows Vista: el sistema operativo de Microsoft que parece condenado a recibir una colleja tras otra. Sus fallos de seguridad, compatibilidad y experiencia de uso han impedido que se considere un producto superior a sus antecesores, lo mejor que se puede decir de él es que ya tiene puesta la fecha de caducidad.
  2. Gateway: este fabricante de PCs nació en EEUU en 1985, y durante dos décadas fue el tercer mayor vendedor en su país, sólo superado por HP y Dell. En 2004 vendía uno de cada cuatro ordenadores en EEUU, pero su decadencia permitió que Acer lo comprara en 2007 por 710 millones de dólares, Su caída se debe a su reticencia a entrar en el mercado de portátiles, su poca agilidad en le mercado corporativo y su fallida entrada en el mercado de electrónica de consumo.
  3. HD DVD: el formato perdedor, lanzado por Toshiba y NEC, en la batalla por el DVD de alta definición, derrotado por el Blu-ray, impulsado por Sony. Aunque al principio adelanto a éste en ventas, la habilidad de Sony para pactar con los grandes estudios de Hollywood la distribución de sus películas en Blu-ray supuso su puntilla.
  4. Vonage: esta compañía fue pionera en la tecnología VoIP, aunque ahora vegeta a la sombra de Skype y los operadores de cable. Un par de sentencias judiciales en su contra, impidiéndole operar como una teleco tradicional, marginaron a la compañía, que ve como competidores como Comcast acumulan 6.8 millones de clientes de VoIP en Estados Unidos.
  5. YouTube: el mejor ejemplo de como la popularidad de una web no necesariamente va acompañada de la rentabilidad económica. Google difícilmente recuperará los 1.650 millones de dólares que desembolsó en noviembre de 2006 por la web de vídeos, que sigue experimentando con formatos publicitarios y contenido premium para intentar monetizar sus millones de visitas diarias.
  6. Sirius XM: un sistema de radio por satélite que aspiraba a convertirse en un exitosos gadget. auque llegó a alcanzar casi 6 millones de suscriptores en los EEUU a finales de 2006, sus enormes deudas le alejan la rentabilidad, que lo analistas pronostican si logra alcanzar los 10 millones de suscriptores. Una cifra que las radios online le ponen muy difícil.
  7. Zune: el reproductor multimedia de Microsoft nunca ha sido capaz de acercarse siquiera a las ventas del iPod de Apple, objetivo con el que fue diseñado. A pesar de ser un agujero en las cuentas de la compañía, Microsoft no tira la toalla y prepara una nueva versión (probablemente la última intentona) para después del verano
  8. Palm: la que durante años fuera líder en el sector de las PDAs, ha visto como Apple y RIM la relegaban a un papel secundario, amenazado incluso por Nokia y otros fabricantes de smartphones. Palm tardó en darse cuenta de que los usuarios querían en un mismo aparato tráfico de voz y de datos, y lo paga ahora.
  9. Iridium: Motorola creó esta compañía de telefonía por satélite, con el ambicioso proyecto de ofrecer cobertura universal para las llamadas entre móviles. Para funcionar, necesitaba de una red de 66 satélites; el coste de crear este sistema (una deuda de 1.500 millones de dólares) y apenas 10.000 usuarios llevaron en 1999 a una de las mayores bancarrotas de la historia en los EEUU.
  10. Segway: el transporte que aspiraba a revolucionar la forma de movernos por las grandes ciudades. Pocos estuvieron dispuestos a gastarse 6.000 euros en un aparato difícil de manejar y que no garantizaba la estabilidad del conductor, qu podía irse al suelo al menor despiste. Entre 2001 y 2007 el fabricante apenas vendió 30.000 unidades.

Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios