BAQUIA

Los derechos de autor más allá de la tumba

En una encarnizada polémica sobre los derechos de autor, un lector de Baquía se escandalizaba de los ingresos que, por derechos de autor, percibían los herederos de muchos grandes artistas de otros tiempos. Hicimos una pequeña investigación pero, apenas empezada, nos dimos de bruces con un estudio comparativo de la revista americana Forbes Magazine, Top-Earning Dead Celebrities.

¿Sabía usted que Elvis Presley vuelve a encabezar la lista? Los derechos de autor de El Rey el pasado año han permitido a sus herederos recibir la friolera de 40 millones de dólares, casi 6.500 millones de las desaparecidas pesetas. No está mal para un muerto. Las visitas a la mansión de Elvis, Graceland, subieron un 4% para alcanzar la nada despreciable cifra de 600.000 visitantes. Su recopilatorio número 30 con sus singles más exitosos se vendió en todo el mundo: 9 millones de compradores no pudieron resistir la oferta del difunto.

A Elvis le sigue de cerca un dibujante, Charles Schulz, cuyos herederos recibieron 32 millones de dólares en derechos. Los Peanuts vendieron el año pasado mercancías de todo tipo por valor de 1.200 millones de dólares. Pocas viudas pueden disfrutar de los ingresos que hoy sigue teniendo Jean Schulz y sus cinco hijos. Se lo tenemos que contar a nuestro dibujante Jorge Crespo.

J.R.R. Tolkien, autor de la celebérrima El señor de los anillos, ocupa el tercer lugar gracias en gran parte a los ingresos derivados de las películas basadas en sus libros. Este año, sólo Las dos torres ingresó 920 millones de dólares. El libro vendió 8,6 millones de ejemplares sólo en EEUU. Hobbit, la historia que antecede a su gran obra, llegó a los 2,3 millones de ejemplares…

John Lennon aparece en la cuarta posición. Sus herederos recibieron 19 millones de dólares, aunque notaron el lastre de la caída de ventas de los discos de los Fab Four, que bajaron a 2 millones desde los 5 millones del año anterior. Precisamente George Harrison, otro integrante del cuarteto de Liverpool, es el quinto de la lista con un legado de 16 millones de dólares.

En fin, como planteaba nuestro lector, ¿hasta cuando se debe pagar el genio de una persona después de su muerte? Por otra parte, si un gran magnate de los negocios deja a sus hijos un porcentaje de la empresa que creó y ésta les permite ganar millones durante años, ¿existe una diferencia? Quizás que la empresa sigue generando beneficios y puestos de trabajo… Es difícil juzgar.

También en Baquía:


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios