BAQUIA

Los desarrolladores de WP7 empiezan a cobrar

Desarrollar aplicaciones para móviles es una salida más que razonable, si uno tiene los conocimientos y el tiempo necesarios. No hace falta trabajar en una gran empresa, precisamente porque las grandes empresas han abierto sus tiendas a terceros. Y no hace falta que resuelva los grandes problemas del mundo, porque una aplicación que resuelve sudokus puede tener un éxito arrollador.

Lo malo de las aplicaciones de pago es que a lo mejor venden, pero uno no cobra. Eso les ha pasado durante un tiempo a los creadores de programas para Windows Phone 7, que esta semana empiezan a cobrar los ingresos producidos por su trabajo, después de hasta tres meses en el mercado. Y sin embargo, su principal queja sobre trabajar con Microsoft no es esa, sino que no tienen usuarios suficientes.

Hasta ahora, la plataforma más popular ha sido la AppStore de Apple, que asentó el concepto de tienda de aplicaciones y ha tenido tanto éxito como para inspirar una versión para ordenadores. Ahora empieza a ganar peso  el Android Market (y las nuevas tiendas Android que van apareciendo), mientras la tienda Ovi de Nokia y las plataformas para BlackBerry o WebOS siguen en marcha.

En este panorama, Microsoft se está esforzando por ganarse a los desarrolladores y así poder presumir de aplicaciones, intentando darle un impulso a Windows Phone 7, el nuevo sistema operativo con el que espera recuperar terreno en el sector móvil.

Sin embargo,  aunque han distribuido dos millones de teléfonos con WP7 a las operadoras, no está claro cuántos de esos han llegado a manos de los consumidores. Además, la falta de confianza de los fabricantes de hardware y algún problema con el tráfico de datos podrían perjudicar sus posibilidades. Con este panorama, cobrar tres meses más tarde no preocupa tanto a los programadores como saber si van a tener clientes suficientes.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios