BAQUIA

Los directores de TI españoles fallan a la hora de hacer frente a los problemas de rendimiento de sus sistemas

VERITAS Software Corporation ha dado a conocer los resultados de un estudio independiente, encargado a la consultora Dynamic Markets, que pone de manifiesto que los departamentos de TI en España con frecuencia sólo prestan la atención adecuada a los problemas de rendimiento de sus sistemas cuando reciben quejas de los usuarios. La degradación del rendimiento es un problema que afecta a la amplia mayoría de las compañías en la actualidad. Asimismo, el estudio refleja que la complejidad de los actuales entornos de TI dificulta la identificación de los problemas antes de que aparezcan.

Según el estudio el 97 por ciento de las compañías españolas tiene problemas de rendimiento. Así, el 48 por ciento ha revelado que han sufrido fallos en sus sistemas debido a la fuerte demanda de la que han sido objeto por parte de los usuarios. El encontrarse un paso por delante de la degradación de problemas se ha convertido en reto para muchos departamentos de TI. En más de la mitad de las organizaciones (55 por ciento), los departamentos de TI son conscientes de la degradación del rendimiento de sus sistemas sólo cuando los usuarios se lo notifican, y en torno a un 34 por ciento de los departamentos de TI españoles son conscientes de estos problemas cuando se producen fallos en los sistemas. Este dato es comparable con la media global, de un 36 por ciento.

Aunque el 47 por ciento de las compañías entrevistadas afirma que utiliza software de rendimiento, la complejidad de los entornos actuales hace que sólo el 18 por ciento de ellas señalen que pueden confiar únicamente en el software para la resolución de los problemas de rendimiento. El 49 por ciento admite no tener un software de gestión del rendimiento proactivo. Con o sin software de gestión del rendimiento, ningún director de TI en España afirma que es capaz de detectar los síntomas iniciales de los problemas de rendimiento de sus sistemas en un 100 por cien de los casos, sólo el 45 por ciento puede detectar potenciales problemas en la mitad de los casos o incluso en menos y el 5 por ciento admite no poner mucho hincapié en la detección de fallos en el rendimiento.

El estudio señala que tal vez la complejidad de las actuales infraestructuras de TI sea la causa de los problemas de rendimiento a los que deben hacer frente los directores de TI. El 19 por ciento de las compañías españolas dispone de más de una interfaz para monitorizar y medir el rendimiento, y sólo el 3 por ciento dice disponer de una única interfaz. Sorprendentemente, el 63 por ciento de los directores de TI en España no sabe con seguridad cuántas interfaces tiene instaladas en su organización. El disponer de múltiples interfaces supone un mayor despliegue de personal para mantenerlas a punto. El estudio indica que las organizaciones en todo el mundo utilizan una media de 6 empleados para realizar un seguimiento y monitorizar el rendimiento de sus sistemas de datos. De las compañías encuestadas en España, el 5 por ciento utiliza sólo una persona, mientras que el 11 por ciento emplea a más de 5 para este único propósito.

Los directores de TI señalan que esta área necesita de más atención. Entre las empresas encuestadas en nuestro país, el 9 por ciento tiene como objetivo reducir el tiempo que el personal emplea en la monitorización del rendimiento de los sistemas, y el 8 por ciento admite que debe consolidar el proceso de monitorización del rendimiento. Por su parte, el 16 por ciento de las compañías en España señala que les gustaría incrementar el uso de hardware existente y el 8 por ciento quiere reducir sus futuras inversiones en hardware. La media global es del 51 por ciento en el primero de los casos y del 30 por ciento en el segundo.

La mitad de las compañías españolas, que han participado en el estudio de VERITAS, admite estar realizando nuevas inversiones en hardware para solucionar problemas de disponibilidad a corto y medio plazo, mientras que el 71 por ciento admite que su ratio de utilización de servidores existentes es de menos del 80 por ciento. Por su parte, el 82 por ciento de las empresas admite disponer de hardware redundante en caso de problemas de rendimiento, mientras el 13 por ciento de la muestra, reconoce su deseo de reducir el hardware que ya tiene en sus centros de datos.

“Existe una clara contradicción entre la ideal y la real situación de las TI”, comenta Gonzalo Landaluce, director general de VERITAS Software Ibérica. “Los directores de TI reconocen la necesidad de examinar el rendimiento de sus sistemas para satisfacer los requerimientos del negocio, mientras se esfuerzan en hacer más con menos. A pesar de ello, la situación típica que se da en las empresas es un exceso de capacidad, de costes de staff y de complejidad, así como que sean los usuarios los que menudo alerten de los problemas de rendimiento y sólo de esta forma las compañías sean conscientes de la existencia de los mismos. El empleo de más hardware para la resolución de estos problemas sólo sirve para aumentar la complejidad y los problemas de capacidad. Una alternativa basada en software, que permita la gestión proactiva del rendimiento a través de la base instalada de TI es la única solución viable”.

Si desea conocer más sobre el estudio, visite www.veritas.com/utilitycomputing

Para más información:

01 CONSULTING

Natividad de Mateo/Anabel Gutiérrez

Telf: 91/ 713 18 10

Fax: 91/ 355 71 60


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios