BAQUIA

Los discos grabables disparan sus ventas

¿La piratería de discos ha provocado un descenso en el consumo de música? En absoluto. Simplemente se han cambiado los formatos. Los discos originales dejan de venderse y, en cambio, los CDs piratas incrementan sus ventas paulatinamente. Sólo en el último año se despacharon un 50% de discos pirateados más que al año anterior, según pone de manifiesto un estudio realizado por la International Federation of the Phonographic Industry (IFPI), el lobby estadounidense de la Industria musical.

En su último informe, la IFPI señala que el aumento de las grabadoras de CDs ha desempeñado un papel fundamental en el incremento de ventas de discos piratas. El lobby asegura que es complejo localizar la producción ilegal de discos en todo el mundo, ya que puede producirse en grandes laboratorios o pequeños garajes. También han horadado las cuentas de resultados de las discográficas el constante descenso en el precio de los CD-R (CDs grabables), la mayor rapidez de las tostadoras y su cada vez menor precio.

En el periodo analizado, la IFPI ha concluido que las ventas de discos piratas pasaron de las 640 millones de unidades despachadas en 2001 a los 950 millones de 2001. Especial repercusión de este tráfico ilegal de discos puede localizarse en Estados Unidos. A lo largo del año pasado, fueron pirateados 2,8 millones de CDRs, cifra muy alejada de los 1,6 millones de 2000.

A medida que han ido transcurriendo los meses, los CDs grabables han bajado su precio, situación que no ha sucedido con los discos originales, cuyo coste permanece entre los 15 y 18 euros, aproximadamente. A día de hoy, el precio de un CD-R varía entre los 70 céntimos y los dos euros.

No obstante, la bajada de los precios no ha repercutido sobre el valor global del mercado de los CDs piratas, que a día de hoy está calculado en 4.300 millones de dólares, 100 más que el año pasado. Esta cifra no tiene en cuenta el valor de la música que puede descargarse gratuitamente de la Red.

Y es que Internet también representa hoy un obstáculo para que las discográficas continúen amasando dólares como antaño. Los múltiples programas de música que pueden encontrarse por un precio de cero euros –kazaa, Morpheus, Audiogalaxy y un extenso etcétera– están experimentando un notable incremento de uso. La IFPI calcula que en mayo de 2002 había al menos tres millones de internautas intercambiando ficheros de música y 500 millones de canciones disponibles para ser descargadas en la Red.

Durante el pasado año, la IFPI afirma que hizo desaparecer 1.060 servidores de música peer to perr (P2P), así como 28.000 páginas web y cuentas de FTP utilizadas para trapichear canciones


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios