BAQUIA

Los e-readers sólo se venderán masivamente si baja su precio

Si cuatro gigantes tecnológicos del calibre de Amazon, Sony, Google y Apple se ponen de acuerdo en un objetivo común, es probable que acaben lográndolo. Y si otros les secundan en la tarea, más probabilidades todavía.

¿De qué objetivo hablamos? De popularizar el libro electrónico. Amazon y Sony aportan tanto el hardware (Kindle y Reader, respectivamente) como los contenidos (a la venta en sus librerías electrónicas); Google sigue adelante con su proyecto de digitalizar y colgar en Google Books decenas de miles de libros, y Apple puede convertir su iPhone (o lo que venga) en un lector de e-books.

Ahora bien, para que el mercado de los e-books despegue, es necesario superar una barrera bastante evidente: el precio de los lectores de libros digitales. El último modelo presentado por Sony, Daily Edition, con conexión 3G, saldrá a la venta en EEUU por 399 dólares (279 euros), y el Kindle DX cuesta 489 dólares (342 euros).

Un estudio de la consultora Forrester Research analiza esta situación y llega a una conclusión ciertamente obvia: los e-readers no se adaptarán masivamente hasta que su precio no se sitúe entre 50 dólares y 99 dólares, una cantidad que el 65% de los consumidores sí estarían dispuestos a pagar.

Según el estudio, el precio actual de los lectores digitales es exagerado en relación a lo que aportan, un problema que afecta más a los vendedores que a los consumidores. Éstos no ven lógico pagar más por un e-reader que por aparatos con muchas más funcionalidades, como un netbook o un smartphone.

Algunos cálculos sobre este mercado demuestran que su esperada explosión debe superar primero el requisito de bajar los precios. Con los precios actuales, Forrester estima un máximo de 25 millones de compradores de e-readers en los EEUU, muy lejos por ejemplo de los 110 millones de usuarios de reproductores digitales.

La consultora predice que este año se venderán unos 2 millones de e-readers en EEUU, para sumar un total de tres millones de aparatos vendidos. A no ser que Sony y Amazon quieran centrarse exclusivamente en los consumidores de gama alta, deberán esforzarse en bajar los precios si desean extender el e-book.

Ahora bien, ¿es realista pensar que se pueda llegar a vender un lector electrónico por 50 dólares? Todo depende de los costes de fabricación. La parte más costosa es la pantalla, y parece que las nuevas tecnologías conseguirán abaratar el precio final, aunque es dudoso que lo logren de manera tan radical.

Por último Forrester destaca una posible nueva línea de negocio para el futuro: la de los e-readers subvencionados por operadores. Del mismo modo que ocurre con los netbooks, cuyo precio puede llegar a rebajarse entre un 30 y un 50% si se contrata un paquete de miniportátil con contrato de alta en Internet móvil, los operadores podrían cubrir parte del coste de los e-readers.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios