BAQUIA

Los estudios de cine ganan una nueva batalla en los juzgados

La industria del cine no está dispuesta a pasar el via crucis que atraviesa la de la música, y no ceja en su empeño de batallar en los juzgados contra cualquier intruso que considere que amenaza su negocio. Hollywood está tomando posiciones para evitar para evitar la propagación de programas que permitan copiar o ver películas en la Red de forma ilegal. Aunque ya ha conseguido cerrar algunos nodos \’molestos\’, está dispuesto a recurrir al gobierno estadounidense para que promueva legislación a su favor.

En lo que se puede considerar un nuevo precedente judicial importante para los estudios de cine, un tribunal federal estadounidense ha decretado la suspensión cautelar, a petición de Buena Vista Home Entertainment y Miramax Film Corporation, de los servicios de la empresa Video Pipeline, que deberá dejar de mostrar trailers de películas hasta que no se lleve a cabo una investigación.

La semana pasada, el juez Jerome Simandle, del tribunal federal de New Jersey, aceptó los argumentos de Buena Vista y Miramax para que Video Pipeline deje de ofrecer videoclips en streaming de escenas de las películas de Disney y Miramax (Buena Vista es una división de Walt Disney Co. que distribuye versiones en vídeo de sus películas, así como las de Miramax).

Video Pipeline comenzó a buscar las cosquillas de los estudios al colocar trailers en Internet. El pasado 13 de septiembre Buena Vista le dijo a Video Pipeline que no tenía permiso para utilizar sus trailers y le exigió retirarlos inmediatamente. Aunque Video Pipeline así lo hizo, realizó sus propias versiones de los clips de Buena Vista, según el tribunal.

Los estudios afirman que Video Pipeline ha creado 62 trailers de sus títulos (como Fantasía, La Bella y la Bestia o Pretty Woman), de 120 segundos de duración, con dos o más escenas de las cintas. Suficiente para desatar la ira de los querellantes. Simandle afirma que las películas y vídeos caseros disfrutan de una \”generosa\” protección en la ley de copyright, pero la entrada de Internet como un lugar virtual para las transacciones comerciales ha modificado el esquema tradicional de este negocio y constituye el telón de fondo de este caso.

Buena Vista y Miramax aseguran que el streaming que ofrece Video Pipeline va contra el la Sección 106 de la Copyright Act, mientras que Video Pipeline se acoge a la doctrina de la misma ley recogida en la Sección 109(a) (\”first sale\”) y en la Sección 107 (\”fair use\”).


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios