BAQUIA

Los estudios de cine ofrecerán películas en la Red para combatir la piratería

Si no puedes vencerlos, únete a ellos. Hace tiempo que la amenaza que se cierne sobre la industria de la música está rozando a los estudios de cine. Si las canciones digitalizadas ya vuelan sin control por la Red, para que el trapicheo de películas se convierta en una actividad masiva sólo hace falta más ancho de banda. Y antes de que se extienda al séptimo arte al agujero que horada las cuentas de las discográficas, Hollywood está dispuesto a abrazar el nuevo canal de distribución para hacerse un sitio frente a la piratería rampante.

La estrategia de la industria de la música, cercar al enemigo en los juzgados y blindar la tecnología y los derechos de autor, contribuye a que sus pies se hundan cada vez más en el barro. El intercambio de películas por los mismos sistemas P2P que combaten las discográficas no es tan alarmante, pero ya es una amenaza ante la que reaccionar.

Así piensan cinco de los mayores estudios de cine (MGM, Paramount Pictures, Sony Pictures, Warner Brothers y Universal Pictures), que, persiguiendo poner freno a la piratería de sus cintas, planean comenzar a alquilar sus producciones mediante descargas desde Internet. El servicio MovieLink se convertirá en el primero en ofrecer, legalmente, un número significativo de títulos de Hollywood, disponibles en la Red a través de una cuota de suscripción.

Los ejecutivos de la industria creen que se trata de un paso significativo hacia el paraíso del video-on-demand, cuyas iniciativas se cuentan por frustraciones, en el que el consumidor con una conexión a Internet podrá ver cualquier película de la historia del cine cuando le venga en gana.

Movielink también es una de esas promesas que se hacen esperar. El servicio fue anunciado en agosto de 2001 (en realidad lleva más de dos años de desarrollo) y, aunque comienza a funcionar oficialmente hoy, tiene un largo trabajo por delante para abrirse camino. Para empezar, convencer a la gente de que una película se puede ver en el monitor del ordenador tan bien como en el televisor. Y después, bregar con la creciente competencia: además de los sistemas piratas, ya hay varias cadenas de televisión por satélite y cable que han comenzado a ofrecer vídeo bajo demanda por su cuenta. Para colmo de males, su competidor Intertainer, cerró el pasado septiembre no sin antes querellarse contra MovieLink y varios estudios de cine ante las autoridades antimonopolio.

Ante el panorama que tienen en frente, los estudios se muestran cautelosos con el lanzamiento de MovieLink: \”Este servicio no transformará el mundo, pero cubre a una demanda que ya esta ahí\”. El CEO de MovieLink, James B. Ramo, cree que hay dos razones para pensar que hay un mercado para este servicio: los trailers son el material de vídeo más visto en la Red y en los sistemas de intercambio de archivos cada vez se mueven más películas. \”Parte de nuestro trabajo es proporcionar una salida legítima a la gente que busca vídeos en la comunidad pirata\”, dice Ramo, que considera al P2P como competencia.

Movielink.com funciona como un videoclub virtual, que añadirá un sistema de búsqueda de títulos más eficaz. Los usuarios podrán ver trailers de todas las películas y crear una lista de \’favoritas\’ que tendrán accesible en posteriores visitas. El alquiler de las películas costará entre 2,99 y 4,99 dólares, dependiendo de la fecha de producción de los títulos, y la descarga llevará entre 20 minutos y cuatro horas, según la velocidad de conexión.

Para que las descargas no lleguen a formar parte de la cadena pirata, los estudios confían en la tecnología de seguridad suministrada por RealNetworks y Microsoft, que evitará que las películas se puedan copiar y distribuir por Internet. El cliente que descarga una película de MovieLink tienen 30 días para verla, después de los cuales la película desaparecerá del disco duro. Una vez que el usuario le dé al botón de play del reproductor de MovieLink, dispondrá de 24 horas para terminar de ver el filme, que no podrá ser transferido a ningún otro dispositivo.

El servicio comenzará a funcionar con unos 200 títulos, que incluyen tanto recientes y populares producciones de Hollywood como grandes clásicos. De momento, quien acceda desde fuera de EEUU se encontrará en la web con un escueto mensaje que agradece el interés pero explica que \”actualmente el servicio no está disponible para los usuarios de fuera de Estados Unidos\”.

  • Más en The New York Times (requiere suscripción gratuita)

Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios