BAQUIA

Los europeos se muestran reticentes ante la banca online

Los bancos en Internet siguen metidos de lleno en su senda imparable de crecimiento. Pero esto no significa que vayan a fulminar a las entidades de ladrillo, ni a corto ni a largo plazo. Esa es por lo menos la principal conclusión a la que llega Datamonitor en su informe \”Estrategia de eBanking en la Europa de 2002\”, en el que se recalca que el 26% de los habitantes de los países más desarrollado del Viejo Continente (Suecia, Alemania, España, Francia, Italia y Reino Unido) realiza algún tipo de transacción a través de Internet.

Los europeos se muestran aún reticentes a manejar su dinero online, eligiendo casi de forma masiva (79%) las oficinas tradicionales. En este aspecto, los suecos no se hacen el idem, sino que muestran un mayor grado de confianza en la e-banca que el resto. Y es que el 7% de los habitantes de Suecia prefiere sentarse delante del ordenador para comprobar y manipular el estado de sus cuentas a aguantar las colas en las entidades de ladrillo. A esto se añade, según la consultora, que la oferta de los bancos online suecos suelen ser más apetitosas que las del resto de países europeos, además de ser los internautas escandinavos los más preparados tecnológicamente del Viejo Continente.

Datamonitor señala que los cierres en los bancos europeos se suceden en estos últimos meses, situación que está siendo aprovechada por las sucursales para atraer a los clientes que se quedan sin su entidad habitual. Esta situación también ha provocado que un buen número de bancos que operan en Internet se planteen la posibilidad de abrir sucursales de cemento con el fin de generar más confianza entre sus clientes.

A pesar de las dificultades a las que se tienen que enfrentar los e-bancos, Datamonitor no duda en asegurar que el futuro les pertenece. Tan sólo hace falta que se consolide el acceso a Internet a través de otros terminales, como la televisión y el teléfono móvil. En la actualidad, sólo 1,1 millones de europeos le da a la banca a través de teléfono, aunque para 2005 se espera superar los 27 millones. Caso similar se produce con las transacciones a través de televisión digital: de los 750.000 usuarios actuales se espera pasar a 9,81 millones en 2005.