BAQUIA

Los fabricantes de portátiles tranquilizan a los consumidores

La explosión de un ordenador de Dell durante una conferencia en Japón hace unas semanas despertó las primeras señales de alerta. Hace unos días, Dell anunció que retiraría 4,1 millones de portátiles del mercado debido al peligro de incendio (agravado con el calor veraniego) de sus baterías de litio, fabricadas por Sony. La empresa japonesa se hará cargo de la operación, lo que podría costarle hasta 335 millones de euros.

El resto de los principales fabricantes de portátiles se han apresurado a desmarcarse del problema, que atribuyen exclusivamente a Dell. Portavoces de Gateway, HP y Lenovo declararon a la revista eWeek que sus máquinas no están afectadas por los errores que obligaron a Dell a la retirada de varios de sus modelos de la gama Latitude. En Apple sí están investigando la posibilidad de verse afectados.

Sin embargo, la Consumer Product Safety Commission, una asociación de consumidores estadounidenses, exigirá a Sony que haga público en qué otros productos ha instalado las baterías defectuosas, para asegurarse de que no habrá accidentes ni daños futuros. Aunque Sony declara que no se han detectado fallos de sus baterías en ningún otro aparato, los consumidores temen que las averías puedan empezar en un plazo de uno o dos años, ya que ahora son nuevas y están recién instaladas.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios