BAQUIA

Los fabricantes incorporan cada vez más extras a los PC

En un intento de compensar la caída de beneficios por la constante bajada de los precios de los ordenadores, los fabricantes incorporan cada vez más extras a los PC. Se trata de un sector siempre azotado por crisis recurrentes, por lo que a muchas compañías no les queda más remedio que imponer esas funcionalidades adicionales a las máquinas. Nada de dar a elegir; o el usuario lo toma, o lo deja. Hay demasiado dinero en juego.

Dell, HP… Incluso Apple, una empresa que tradicionalmente siempre había impuesto precios más altos a sus ordenadores que la competencia; todas deben reestructurar sus estrategias para no sufrir un golpe financiero de importancia. En realidad, muchos analistas consideran que son las propias firmas las principales responsables de la situación, puesto que -aparte de que los precios de los componentes de los PC están declinando-, están lanzando agresivas políticas de descuentos con el objetivo de ganar cuota de mercado.

Porque no sólo hay que vender más unidades cada año que pasa, sino poner más y mejores complementos en el carro de la compra del cliente: más memoria, un DVD mejorado, más accesorios y periféricos, etc. Dell y HP lo han visto claro y están diversificando su negocio para que su cuenta de resultados no dependa casi exclusivamente de la venta de ordenadores. Sobre todo en el segmento de las impresoras, algo que siempre había sido secundario para Dell. Hasta ahora.

Curiosamente, los usuarios no necesariamente se están inclinando por comprar las máquinas más baratas. No estamos ya en 2001/2002, cuando el precio era casi lo único importante. Hoy, el público pide más y mejor, y en muchos casos está deseando pagar más a cambio de calidad y buenas prestaciones.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios