BAQUIA

Los internautas ponen precio a la descarga de música

La llamada piratería en Internet tiene dividido al mundo. Las discográficas, distribuidoras, entidades de gestión de derechos de autor y algunos artistas, criminalizan el uso de programas P2P de intercambio de archivos, como Emule o BitTorrent, y celebran las sentencias que condenan a los usuarios a pagar multas por esta actividad. Por otro lado, están los consumidores y un nutrido grupo de bandas y cantantes que ven en Internet una plataforma de promoción imparable, y una nueva forma de acceder al público sin tener que recurrir a contratos de dudoso origen con las grandes multinacionales.

Aquellos que utilizan los sistemas de intercambio para conseguir música nueva o películas achacan el incremento de la piratería al elevado precio de estos bienes de consumo que, por otra parte, son una porción fundamental dentro del mundo de la cultura. Pero, ¿estarían realmente dispuestos a pagar un precio justo por aquello que se descargan?

Para intentar dar respuesta a esta cuestión, dnxTrends ha realizado un estudio entre 1.160 individuos, con edades comprendidas entre los 14 y los 45 años. Entre ellos, los menores de 19 años son los que más descargan música de la Red. Además, según señala el estudio, los usuarios son más reticentes a la hora de comprar un CD original que a adquirir un DVD.

Esto se debe, en parte, a que el 60% de los internautas considera que la calidad de la música descargada es igual a la de un disco original, mientras el 74% cree que las películas y series descargadas de la Red no tienen la misma calidad que en un DVD adquirido en una tienda. Sin embargo, y pese a esta percepción, el 47% de los encuestados que ha descargado música en los últimos seis meses también ha comprado álbumes originales e, incluso, el 17% de ellos ha pagado por descargar canciones desde la Red. Además, el 50% suele alquilar frecuentemente películas, y el 60% del total ha comprado DVDs originales.

En lo referente a las compras de música, los usuarios parecen valorar muy positivamente los servicios P2P ya que les permiten conocer artistas nuevos y, además, les da la opción de escuchar un disco determinado antes de comprarlo. Los internautas estarían dispuestos a pagar por descargar canciones, aunque consideran un factor negativo la existencia de DRM, ya que atenta contra la versatilidad de reproducción. Además, ante la iniciativa de Apple de vender canciones de EMI sin DRM, los usuarios lo ven como un factor positivo, aunque no están de acuerdo en pagar más por ello.

El aspecto más interesante del estudio es el que analiza cuánto estarían dispuestos a pagar los usuarios por conseguir estos contenidos multimedia que, ahora, adquieren de forma gratuita. La gran parte sí que daría dinero por hacerse con ellos, aunque la media de precios que proponen está muy por debajo de lo que oferta actualmente el mercado. Por ejemplo, los usuarios consideran que el precio legítimo por descargar una canción debería oscilar entre los 30 y 45 céntimos, mientras que en iTunes tienen un precio de 99 céntimos o 1,20 € (sin DRM).

Además, consideran que un álbum debería costar entre 2 y 2,5 euros (frente a los 12-18 de iTunes), una película entre 2,25 y 2,75 (frente a los 14-17 en PixBox), o un capítulo de una serie de televisión alrededor de 1 euro (en PixBox cuestan cerca de 3 €).

Estos son los precios que los internautas consideran justos para comprar esta tipo de productos, pero ¿estarán de acuerdo las discográficas en bajar tanto sus beneficios?

www.baquia.com


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios