Los iPods ya no son tan guays

Llevar un iPod siempre se ha asociado con una cierta imagen cool y distinguida, a pesar de ser el reproductor digital elegido por tres de cada cuatro usuarios de estos aparatos. Ahora que Apple ha sido acusada de emplear trabajadores chinos en penosas condiciones para fabricar sus iPods, tal vez deje de ser tan guay pasearse con los famosos auriculares blancos, especialmente en Estados Unidos, un país extremadamente sensible con todo lo relacionado con lo políticamente correcto. A muchos consumidores no les agradará la idea de lucir un producto fabricado bajo condiciones de semiesclavitud, y Apple no sería la primera compañía perjudicada por este tipo de acusaciones.
La reacción de la empresa de Steve Jobs ante lo que por ahora es sólo una denuncia de un periodista es un tanto mosqueante: no sabíamos nada, pero prometemos investigar. Lo que tampoco sabemos es bajo qué condiciones se manufacturan muchos otros productos relacionados con la tecnología, y asusta un poco imaginarlo si tenemos en cuenta que el abaratamiento del precio de venta al público es un arma cada vez más empleada frente a la abundante competencia, y que en los países asiáticos la mano de obra sigue siendo hiperabundante y muy barata. Más


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios