BAQUIA

Los jefes de Foursquare hacen caja

Foursquare es la sensación del momento. Un servicio de geolocalización con toques de red social que permite a los usuarios saber dónde están sus amigos, \”fichar\” cada vez que se toman una pizza en su restaurante preferido o lograr una placa honorífica cuando visitan todas las pistas de baloncesto de su área, por ejemplo.

A nivel corporativo, los más interesados en el servicio encajan en tres perfiles: los comercios (como como Dominos Pizza, por ejemplo) que quieren premiar la fidelidad, las empresas que quieren hacer campañas de marketing (como la que llevó a un millón de personas a las tiendas de Starbucks) y los inversores.

Estos últimos pusieron hace poco 20 millones de dólares a disposición de la compañía, en la segunda ronda de financiación de esta popular startup. Y de ese dinero, recaudado en buena parte de la firma de capital riesgo Andreessen Horowitz, 4,6 millones de dólares (unos 3,6 millones de euros) han ido directamente a los bolsillos de los cofundadores, Dennis Crowley y Naveen Selvadurai, y el miembro del consejo Albert Wenger. Y ni siquiera está claro que éste último haya entrado en el reparto.

La operación se está comentando con una mezcla de sorna y reprobación, porque se suponía que el dinero era para contratar más gente -especialmente ingenieros-, una oficina más grande y quizá comprar alguna empresa pequeña. Pero también se critica el hecho de que, de momento, Foursquare es prometedora pero no rentable, y quizá es un poco pronto para empezar a embolsare grandes sumas.

La compañía ha respondido a las noticias sobre esta rentable operación señalando que simplemente, los directivos han vendido parte de sus acciones para que los inversores pudieran ampliar su participación como querían.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios