BAQUIA

Los malos resultados de Sega tienen culpable: la Dreamcast

La dichosa Dreamcast ha sido la principal responsable de que Sega haya registrado, por quinto año consecutivo, números rojos en sus resultados correspondientes a 2000, ejercicio que cerró el 31 de marzo. Las pérdidas netas han llegado a los 421 millones de dólares. Aunque superiores a los presentadas el año pasado, los datos finales son mejores de lo previsto por los analistas, quienes intuían un peor comportamiento.

Por su lado, las ventas no presentaron mucha mejor cara: descendieron un 28% respecto al ejercicio anterior fijándose en 1.970 millones de dólares.

Pero no todo pinta tan oscuro. Según estimaciones realizadas por la propia compañía nipona, se conseguirá volver al camino de la rentabilidad en marzo del año que viene. Si esta promesa se hiciera realidad supondría el regreso a los números negros después de una crisis que dura ya un lustro.

El año fiscal que ahora Sega da por finiquitado ha estado marcado por la muerte de su presidente, Isao Okawa, y el anuncio de que dejaría de fabricar su consola Sega, que en vez de un videojuegos se había convertido en un coladero por el que se escapaban un buen número de yenes todos los meses. Además, la firma emprendió un giro a su actividad con el fin de centrarse en el desarrollo de software para consolas como las Xbox de Microsoft o PlayStation2, de Sony.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios