BAQUIA

Los muertos vivientes de Internet

En una reciente comida con Silvia y Jorge García, los hermanos fundadores de Netjuice, la conversación tuvo dos vertientes. Una personal, muy positiva, al darnos cuenta de la fuerza que habíamos desarrollado frente al desánimo colectivo; y otra, precisamente la de dicho estado de ánimo, que encontrábamos en tantos de nuestros compañeros/competidores de Internet de los primeros tiempos.

Personaje tras personaje había desaparecido de la escena haciendo \”mutis por el foro\”. Del entusiasmo de los primeros momentos, capaces de creer que iban a cambiar la sociedad española y, sobre todo, su forma de hacer negocios, hasta un grado de negativismo total, aplastadas sus ideas y sus ganas por el peso demoledor de los inversores que se creen engañados.

Nadie es profeta en su tierra.

Desde luego, si su país es España, ponemos una gran satisfacción en echarles. Desde investigadores hasta emprendedores pasando por visionarios y genios de la tecnología, todos absolutamente, se ven confrontados con un país que no cree en el cambio. Donde todo se mueve más para permanecer igual. Donde siempre tienen el poder los mismos y en el que no hay lugar para la imaginación.

Ha habido mucha especulación alrededor del fenómeno de Internet y no cabe duda de que, en el punto álgido del sector, había más cantamañanas y aprovechados que emprendedores en pos de una idea genial. Sin embargo, olvidamos pronto que fuimos pioneros en Europa. En 1994 Servicom era un proveedor de acceso a Internet de referencia; tanto es así que, un año después, ayudó a crear el mayor de Europa (World Online) que no puedo llamarse Servicom Holanda porque el nombre ya existía en aquel país.

Olvidamos también que cuando el \’boom\’ de los proveedores de acceso llegó a nuestro país había más oferta que en la todo el resto de Europa, con excepción de Inglaterra, y que ello generó un entorno en el que se desarrollaron grandes profesionales de los nuevos medio de comunicación.

¿Qué ha quedado de todo ello? Zombies, muertos vivientes que deambulan por el país en busca de trabajos, mal pagados, en cualquier sector, con la sensación de que algo terrible deben haber hecho para que se les trate de esa forma. Ni siquiera es un consuelo el que Netjuice y su grupo, por el que tanto hemos luchado y seguimos luchando, haya pasado su propio \’Rubicón\’ y vaya, poco a poco, construyendo un grupo de empresas sólido y con futuro. Demasiada sangre a nuestro alrededor, y no sólo de números rojos, que también… demasiados zombies.

Y sí, estoy de acuerdo en que las empresas deben ganar dinero, si no, no sobreviven. Pero lo importante es saber apostar y ayudar en los inicios. La capacidad de gestión que existe en España, con raras excepciones, prefiere el entorno, más sólido, de las empresas consolidadas. El crecimiento está, sin embargo, en los nuevos modelos de negocio que, en general, carecen de la gestión adecuada.

Curiosamente, en EEUU, a pesar del descalabro de su Industria de Internet, hay vida después de la muerte. Los emprendedores de Internet, aupados por ganancias anteriores y por un mercado que perdona errores siempre que sirvan para avanzar en nuevas direcciones, están volviendo, poco a poco, a presentar nuevos planes de negocio para financiar proyectos de Internet. La OPV de PayPal ha vuelto a renovar la apuesta del país por la digitalización de su sociedad y de los modelos de negocio que ésta conforma.

Todo mucho más conservador y racional que hace un par de años pero, en definitiva, con un nuevo campo abierto a la esperanza emprendedora de miles de profesionales con ideas y ganas de hacerlas realidad.

Como decía Jorge, nos hemos cargado una de nuestras mejores generaciones de emprendedores. Esperemos que no nos tengamos que arrepentir de ello. El actual frenazo en el crecimiento de usuarios de Internet en España, hace creer lo contrario. Vamos de nuevo por la senda de convertirnos en el hazmerreír de Europa, cada día más bajos en los niveles aceptables que se plantean en el digital divide, camino del subdesarrollo digital.

Y no, no creo que sea un problema del Gobierno… probablemente también, aunque sólo sea por su representatividad social y su apoyo en los poderes de siempre; aunque sea justo reconocer los esfuerzos que se están haciendo. El problema está en el concepto materialista del \”pelotazo\” que se ha instaurado en la sociedad española. Todos quieren ver sus terrenos convertidos en \”oro inmobiliario\”, pocos están en la línea de un Amancio Ortega, capaces de crear en dos lustros, una multinacional española de prestigio. Un emprendedor, un empresario, cien mil especuladores, ese es nuestro lastre.

Gracias a Dios, siguen habiendo emprendedores de verdad a los que lo que les importa es la idea y su realización, no el enriquecimiento en dos meses. Serán nuestros próximos triunfadores, aunque tengan que esperar dos lustros para demostrar que tenían razón. A los que estén en ello, mi admiración de siempre. Nuestro país les necesita más que nunca…


Rodolfo Carpintier es Director General de Inteligencia de Mercado de Netjuice Consulting


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios