BAQUIA

Los músicos declaran la guerra a MusicNet y PressPlay

Las plataformas musicales online lanzadas el pasado diciembre por las cinco discográficas que copan el 85% de la distribución de música en todo el mundo, MusicNet (auspiciada por BMG, EMI, Warner y Real Networks) y PressPlay (en la que participan Universal y Sony Music), se han topado con el enemigo en su propia casa. Además de dejarse la piel por rebañar cuota de mercado a los programas que permiten el intercambio gratuito de canciones como Morpheus, AudioGalxy o Kazaa, las discográficas tendrán que rebajar los humos de sus músicos, que han puesto el grito en el cielo tras comprobar que no reciben la cantidad esperada de los ingresos que se obtienen por la comercialización de sus discos en la Red.

La situación es muy delicada. Según cálculos elaborados por diversos representantes, a día de hoy cada grupo o cantante recibe una fracción de centavo por cada uno de sus temas que se descargan de la Red a través de estos programas. Las cuentas son reveladoras: el artista sólo obtiene 0,023 dólares cada vez que un abonado se baja una de sus canciones. Cualquier cuenta de la vieja concluiría que, para embolsarse un centavo, deben descargarse cuatro veces un tema. Por contra, las discográficas y PressPlay se hacen con el 91% del dinero que abona el usuario.

\”Preferimos que los fans consigan la música gratis\”.

La polémica en este caso se agudiza después de que las disqueras hayan justificado en los últimos años asesinatos como el de Napster y la persecución judicial de sus clones como medida para defender los derechos de autor de sus artistas. Pero esta lucha en favor de sus pupilos ha sido como escupir hacia el cielo. La realidad ha demostrado que, en este caso, la defensa del copyright no se traduce en dinero. Muchas grandes estrellas, como No Doubt, Dixie Chicks y Dr. Dre, han solicitado que se les tramite la baja de estos programas de distribución de música online. Por el momento, las discográficas sólo le han dado el sí a unos pocos.

\”No me opongo a que la música de mis artistas se incluya en este tipo de plataformas. Sólo me niego a que no se comparta el beneficio\”, ha comentado al respecto Gary Stiffelman, representante de cantantes como el polémico rapero Eminem, o los grupos Aerosmith y TLC.

Algunos van más allá y no ponen ningún reparo a la hora de nombrar a \’la bicha\’. Jill Berliner, abogado de varios grupos musicales, ha acusado a las discográficas de hacer lo mismo que Napster. \”Desde nuestro punto de vista, si la tecnología va a estar funcionado y el artista no va a conseguir dinero, preferimos que los fans consigan la música gratis\”.

Las discográficas sólo han accedido a dar de baja de sus programas a unos pocos grupos

Las discográficas han reaccionado con celeridad a las quejas, conscientes de que, al fin y al cabo, los músicos son los únicos que hacen llegar dinero a la caja todos los meses. En un comunicado enviado a los grupos que pretenden salirse de la plataforma online, PressPlay se justifica subrayando que la inversión que se ha realizado para lanzar este programa –y, de paso, luchar contra la piratería online– ha sido muy elevada y que, cuando comience a proporcionar ingresos, se estudiará una compensación por las canciones que se comercializan. \”PressPlay se ha comprometido a ofrecer música en la Red de forma legal, lo que garantizará que los artistas y editores sean recompensados. Es una realidad en la que los artistas y las discográficas están trabajando juntas\”. Y después de las buenas palabras, una amenaza velada: la compañía considera que está \”más allá de toda lógica\” que sus artistas abandonen PressPlay porque potenciarían el uso de servicios ilegales.

Tampoco ha sentado nada bien a los artistas el hecho de que se lancen PressPlay y MusicNet para luchar contra la piratería y que las discográficas lleguen a un acuerdo por 170 millones de dólares con MP3.com, compañía que ofrece canciones sin respetar los derechos de autor. A pesar de que las disqueras han asegurado que cada autor recibirá una compensación por las obras que se descarguen a través de esta página, ninguno ha visto un centavo hasta el momento. Sony y BMG han confirmado que están trabajando la forma de pagar a sus artistas, mientras que Warner y Universal Music aseguran que ya han realizado los pagos correspondientes, aunque no han sabido calcular la cantidad exacta. Otras como EMI han preferido acogerse al \”no sabe, no contesta\”.

Las quejas no se quedan ahí. Muchos grupos se muestran indignados porque ni siquiera se les ha informado de que sus canciones iba a venderse en Internet. La práctica totalidad de los contratos, redactados hace varios años, estipulan que no pueden distribuir la música en otro formato diferente al disco. Pero sobre este asunto la Industria se muestra tajante: \”Hemos intentado tratar este asunto con las discográficas y nos ha respondido que no piensan discutir este término\”, se lamenta uno de los abogados de los artistas. Viendo cómo está el patio, muchas disqueras ha añadido una cláusula en los contratos que les permita comercializar los discos en Internet.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios