BAQUIA

Los músicos se quieren dar de baja en MusicNet y PressPlay

MusicNet y PressPlya tienen un problema. Y, en este caso, los responsables no son ni Morpheus ni Kazaa ni el resucitado Napster. El problema se encuentra entre sus cuatro paredes: muchos de los artistas que graban para las cinco principales discográficas del mundo quieren que sus canciones se dejen de vender a través de estos programas porque la cantidad que reciben a cambio es irrisoria.

Según cálculos elaborados por diversos representantes, a día de hoy cada grupo o cantante recibe una fracción de centavo por cada uno de sus temas que se descargan de la Red a través de estos programas. Las cuentas son reveladoras: el artista sólo obtiene 0,023 dólares cada vez que un abonado se baja una de sus canciones.

A todo esto se añade que ninguno de los músicos ha sido advertido de que sus temas se iban a poner a la venta a través de otro canal diferente al tradicional, es decir, el disco. Los contratos firmados por la mayor parte de los artistas no contemplan que se puedan comercializar sus obras a través de la Red.

La mayor parte de los grupos o cantantes que ha solicitado la baja de MusicNet o PressPlay no han recibido el visto bueno. Las discográficas son conscientes de que si huyen, sus servicios dejarán de ser atractivos para los futuros abonados.