BAQUIA

Los nueve estados no quieren a Windows Media Player

Los nueve estados que rechazaron el acuerdo extrajudicial entre Microsoft y el Departamento de Justicia, han terminado esta semana (otra en la que el coloso de Redmond ha hecho desfilar a los tetigos de su elección) acusando a la compañía de Gates de querer copar el mercado del vídeo y audio por Internet en 1999 con las mismas malas artes que empleó en la guerra de los navegadores.

El arma era el programa para descarga de contenido audiovisual Netshow, y el enemigo a batir en este caso no era Netscape, sino RealNetworks. Los estados rebeldes sostienen su afirmación apoyándose en un correo electrónico, fechado el 3 de enero de 1999, en el que el directivo de Microsoft Anthony Bay se dirigía a Bill Gates asegurando que debían llevar a cabo la misma estrategia que con Internet Explorer. Es decir, integrarlo de serie en el sistema operativo Windows.

Los representantes estatales han esgrimido este correo ante el último testigo de Microsoft: Will Poole, vicepresidente de la división Windows New Media Platform. Poole ha reconocido no estar seguro de si la estrategia de Bay llego a adoptarse, aunque ha asegurado que hay aspectos en esta batalla que no tienen nada que ver con la de los navegadores.

Con todo esto, los nueve estados quieren que reforzar al idea de que debería distribuirse una versión de Windows que no incluyera determinado software de serie, como el navegador o como Windows Media Player para evitar futuros abusos del gigante del software. De hecho, uno de los testigos convocados en marzo por los representantes estatales fue el el vicepresidente de RealNetworks David Richards, que reconoció que su programa funcionaba peor en los sistemas operativos de Microsoft que Windows Media Player.

La asunción de una versión modular de Windows está resultando ser el aspecto fundamental en el proceso, ya que los estados se niegan a renunciar a ello, y Microsoft a acatarlo.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios