BAQUIA

Los problemas de no tener problemas: Microsoft

Si una empresa domina el mundo del PC de la forma que lo hace Microsoft, desde el sistema operativo hasta las hojas de cálculo o los programas de tratamiento de textos y presentación, tu destino está, quieras o no, ligado al suyo. Si el mercado se ha convertido en gigantesco, y lo es, crece despacio.

¿Qué problema tiene Microsoft? Los cínicos dirán \”como no sea qué hacer con el dinero que acumula trimestre a trimestre\”… Ese es precisamente el problema. Stewart Alsop, de Fortune, dice que Microsoft era antes interesante y que hoy se parece más a una empresa tradicional, robusta y aburrida, que a lo que fue durante mucho tiempo, la empresa que todos odiaban porque era dinámica, flexible y ganadora.

Algunos de los argumentos que plantea Stewart para demostrar este cambio de posición son los siguientes:

  • El retorno al accionista ha sido negativo en los últimos 12 meses, algo desconocido en su historia.
  • A pesar de los miles de millones de dólares invertidos de I+D, la empresa parece incapaz de hacer otra cosa bien que dominar el mercado de PCs.
  • Su esfuerzo por dominar el mercado de las consolas con XBox no deja de ser un pozo sin fondo.
  • Está intentando vender PDAs, teléfonos móviles y set-top boxes al mismo tiempo que servicios por Internet, como Expedia y CarPoint. También fabrica un acceso WiFi y visor de fotografía para televisión, amen de una colección de teclados y ratones de todo tipo.

Alsop cree que Bill Gates debe estar frustrado con todo esto. La respuesta que plantea Gates es su querido Longhorn, el nuevo sistema operativo al que se está dedicando en cuerpo y alma. Según Gates, será la respuesta contundente a Linux y la forma de dejar atrás a la competencia. La clave de lo poco que se sabe de Longhorn es que va a cumplir con el sueño de archivos multimedia gestionados con facilidad. Hojas de cálculo, fotos, vídeos o textos, gestionados con la misma sencillez que una base de datos tradicional de hoy.

Stewart nos recuerda que se trata de un viejo sueño de todas las empresas de tecnología y que, hoy por hoy, todas han terminado por quemarse tratando de generar un entorno capaz de cumplir con estas prestaciones. Microsoft no tiene alternativa: si quiere volver a ser la empresa más atacada del mundo, Longhorn tendrá que conseguir lo que nadie consiguió antes.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios