BAQUIA

Los programas de ajedrez aprenden a pensar

El programa Junior, desarrollado por los ingenieros israelíes Amir Ban y Shay Bushinsky, se ha proclamado campeón del mundo de ajedrez en la duodécima edición del campeonato para software celebrado precisamente en Israel. Según informa New Scientist.com, lo que distingue al programa vencedor es su carácter especialmente agresivo y similar al comportamiento humano.

Los primeros programas diseñados para jugar al ajedrez basaban su potencial en la enorme capacidad de cálculo que incorporaban, que les permitía analizar millones (o miles de millones) de posiciones por segundo. Deep Blue, el famoso programa desarrollado por IBM que derrotó al campeón Gary Kasparov en 1997, fue el máximo exponente de la capacidad bruta de cálculo de la máquina (analizaba 200 millones de posiciones por segundo) frente a la capacidad de discernir del ser humano.

Estos programas, sin embargo, adolecían de un problema: se les calificaba como “tontos” porque consideraban cualquier posición factible de darse en el tablero, tuviera o no lógica. Sólo después de repasar los millones de potenciales movimientos (en progresión geométrica) que podían darse en una partida, elegían jugada. Sus victorias se basaban en la lógica y el cálculo matemático, pero raramente en la intuición, la imaginación o la improvisación, cualidades que parecían hasta ahora patrimonio del ser humano.

Parece que esto está cambiando con los nuevos programas. El campeón Junior analiza menos jugadas por segundo (“apenas” tres millones), aunque sus creadores han conseguido inculcarle conceptos abstractos, como el intercambio compensatorio de piezas o el juego posicional, ideas hasta hace poco incomprensibles para las máquinas. Esto permite a Junior sorprender, tanto a humanos como a otros programas, con movimientos inusuales o arriesgados, convirtiéndolo en un temible rival. El pasado año, el propio Kasparov apenas consiguió un empate en un desafío contra la primera versión del programa, ahora mejorada y que será próximamente comercializada.

Mientras el desarrollo de este tipo de programas puede contribuir a las investigaciones en campos como la inteligencia artificial, si es usted aficionado al ajedrez, es recomendable que empiece a buscar rivales humanos si no quiere olvidar lo que es una victoria sobre las 64 casillas blanquinegras.

También en Baquía:


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios