BAQUIA

Los renacimientos de Apple

Apple, AAPL en el Nasdaq, es uno de los nombres que menciona cualquier persona cuando se le solicita que enumere las primeras empresas de tecnología e informática que se le vengan a la mente. Lo más curioso es que la compañía de Steve Jobs no es para nada una de las más importantes. Su destacada imagen de marca, su enorme popularidad, no se corresponden en absoluto con la realidad: Apple no es ningún gigante económico, y ahora menos que nunca.

Esta fama no viene dada por haber participado en el blockbuster Forrest Gump, sino por su papel revolucionario en los orígenes de la informática: son los responsables de avances como el uso de una interfaz gráfica, los dispositivos plug&play, los disquetes de 3,5 pulgadas, las unidades de CD-ROM o las impresoras láser. Y por la fidelidad que despierta entre sus seguidores, que más que clientes son fervorosos creyentes (los sibaritas entre los usuarios de las computadoras personales). Como ellos mismos aseguran, los usuarios de PCs toleran a sus máquinas, los usuarios de Macs están enamorados de ellas.

Historia de una manzana

Esta empresa, número 285 en la lista de Fortune 500, nació en 1976, cuando los dos geeks melenudos que eran entonces Steve Jobs y Steven Wozniak diseñaron el Apple I en su dormitorio y construyeron el primer prototipo en su garaje.

Decididos (sobre todo Jobs) a crear una empresa dedicada a comercializar computadoras personales, reunieron 1.300 dólares tras vender un Volkswagen y una calculadora científica HP y en 1976 comenzaron a comercializar su Apple I por 666 dólares. Apenas un año más tarde de la mítica Apple I, llegó la no menos legendaria Apple II, la primera computadora personal con interfaz gráfica y un gran éxito. En 1980 Apple presentó su Apple III y empezó a cotizar en bolsa.

1981 no fue un año especialmente positivo, el mercado empezaba a estar saturado (IBM presentó su primer PC, y este tipo de computadoras personales empezó a popularizarse) y Apple se vio obligada a efectuar sus primeros despidos, 40 trabajadores aproximadamente. También este año Wozniak tuvo su accidente de aviación.

Después de descartar al Lisa, un proyecto de computadora cuya semilla nació en 1979 y que se suponía que iba a revolucionar la informática, la empresa de Jobs trabajó arduamente para presentar en enero de 1984 el primer Macintosh. Esta computadora, que se vendió como rosquillas, si que fue revolucionaria.

En 1985 Apple se quedó sin sus cofundadores: Wozniak se embarcó en CL9 (Cloud 9) y Jobs cedió su puesto por diferencias con John Sculley, entonces presidente de Apple, y con la junta directiva, y creó la firma de software NeXT Corporation.

En 1987 Apple volvió a brillar tras presentar su Mac III. En 1991 puso de largo la primera remesa de sus portátiles PowerBooks, que fueron inmediatamente un éxito, en 1993 presentó con gran empeño su PDA Newton, que no se vendió especialmente bien, y Sculley fue reemplazado por Spindler. En 1994 inició la familia PowerMac. Pero a partir de este momento, las cosas fueron de mal en peor para la empresa de la manzana, sitiada entre el auge de los PCs clónicos, problemas de fabricación y productos fallidos como los Performas, PowerMacs de gama baja.

En 1996, Spindler fue sustituido por Gil Amedio al frente de la compañía, pero de poco sirvió: Apple tocó fondo en 1997, la acción quedó a la misma altura que la moqueta del Nasdaq y muchos dieron por muerta a la emblemática compañía.

Pero hete aquí que llegó su proverbial enemigo en el rol de salvador: Bill Gates acudió en el último momento cabalgando a su blanca Microsoft y enarbolando 150 millones de dólares, una minucia para el coloso de Redmond, pero una transfusión vital para una Apple agonizante. Esos 150 millones se tradujeron en un 5% de la empresa (acciones sin derecho a voto) en la cartera de Microsoft, y fueron acompañados de una serie de acuerdos y tratos que probablemente nunca trascenderán a la luz. Tampoco conviene olvidar que a la empresa de Gates le venía bien que Apple sobreviviera para poder enarbolar algún tipo de competencia, aunque fuera una competencia amaestrada.

Junto a la inyección de capital sobrevino el regreso de Steve Jobs. Jobs volvió a ponerse al frente de la empresa que había fundado 20 años antes, después de conseguir la última operación de Amelio antes de abandonar la presidencia de Apple fuera comprarle Next por unos 400 millones de dólares. Un precio excesivo para una compañía que no consiguió que ninguno de sus productos fuera un éxito, aunque el nuevo Mac OS X está basado en uno de esos fallidos productos.

Y comenzó la remontada, sobre todo gracias a una fuerte apuesta por Internet y el diseño protagonizada por el iMac, la demostración del tirón que puede tener el plástico de colores, presentado al público en mayo de 1998. En julio de 1999 aparecieron los iMacs portátiles o iBooks. Todo parecía ir viento en popa cuando Apple presentó en julio de este año sus nuevas apuestas, entre las que destacó poderosamente el Cube, una minicomputadora personal con el potente procesador G4, y una primera beta de su nuevo sistema operativo Mac OS X que empezará a comercializarse dentro de poco.

El regreso de las vacas flacas

Pero la alegría ha sido pasajera: el Mac OS X es decepcionante para todos los seguidores de Apple, que exigen que sus productos innoven, que sean revolucionarios y no simples mejoras de lo ya existente, como hace Microsoft. El Cube, extremadamente caro y con varios fallos de fabricación, no tuvo el éxito esperado y Apple se vio obligada a revisar su política de ventas rebajando los precios.

La realidad es que la empresa de Steve Jobs está viviendo uno de sus peores momentos desde el regreso de su carismático líder. Por primera vez se enfrentan a un trimestre con números rojos, y los títulos de Apple rondan los 15 dólares, una cantidad extremadamente baja teniendo en cuenta que las acciones llegaron a valer 75 dólares este año.

El detonante fue la revisión de sus expectativas trimestrales como resultado de un descenso en las ventas. Durante la primera semana de diciembre, Apple anunció que esperaba ingresar 1.000 millones de dólares, en lugar de los 1.600 iniciales, lo que daría como resultado unas pérdidas trimestrales de entre 225 y 250 millones de dólares. Inmediatamente después del comunicado, Apple se desplomó un 15% en el Nasdaq y poco después dejó su puesto Steve Wilhite, vicepresidente de marketing y uno de los hombres clave de Apple.

A este costoso giro de volante, se suma el descenso generalizado en las ventas de computadoras personales que está afectando negativamente a todas las empresas del ramo y a la caída de las bolsas y más concretamente de los valores relacionados con la llamada Nueva Economía. Como ha declarado Steve Jobs, \”nosotros, simplemente, no estabamos preparados para lidiar con tres problemas simultáneamente\”.

Jobs también ha dicho que está seguro de que Apple remontará el vuelo el próximo año, que su compañía está incrementando la potencia de sus equipos, y confía en su nuevo sistema operativo. Habrá que darle un voto de confianza, al fin y al cabo ya ha sobrevivido una vez después de estar al borde de la muerte, y esta vez las cosas no están tan mal como antes. Aunque, siendo justos y objetivos, conviene señalar que su muerte (que no creemos que vaya a suceder por el momento) apenas se percibiría en el mercado; más que hacer tambalearse los cimientos de la economía, provocaría gritos, lutos y clamores entre los usuarios de Macintosh.

Principales competidores

Dell, Compaq, Hewlett-Packard, Microsoft y Sun Microsystems, pero habría que hacer varias puntualizaciones, el principal cliente de Apple es el consumidor final, por lo que la empresa de Jobs no constituye precisamente la principal preocupación de Dell, Compaq o HP, que bastante trabajo tienen con vigilarse entre sí. Ya hemos dicho anteriormente que Microsoft es accionista de Apple, así que es un rival muy sui generis.


Empleados

Más de 8.500 personas trabajan para Jobs actualmente. Un 12 % mas que en 1999.

Socios

IBM, Netscape, Hewlett-Packard, Intuit, Oracle, Microsoft, Silicon Graphics y Sun Microsystems.

Sede

1 Infinite Loop
Cupertino, CA 95014

Phone: 408-996-1010
Fax: 408-974-2113

En la Red

http://www.apple.com


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios