BAQUIA

Los rivales de Apple se desmarcan del antennagate

\”Nadie es perfecto\” podría ser un buen resumen de lo que dijo el viernes Steve Jobs, el consejero delegado de Apple, cuando pidió disculpas por los problemas de recepción con la antena del iPhone 4. \”Y a los demás también les pasa\” sería un buen subtítulo, en letra más pequeña y un poco a la defensiva.

Jobs aseguró que su problema se había exagerado mucho y puso un vídeo donde se veían teléfonos de otras marcas que perdían cobertura al sostenerlos de alguna manera concreta. De todas formas, Apple ha aceptado regalar fundas a los usuarios para resolver el problema.

A sus competidores, sin embargo, no les gustó demasiado la afirmación de que es un defecto común. El mayor fabricante de móviles del mundo, Nokia, y el líder en el mercado de smartphones, RIM, han respondido con sendos comunicados para defenderse.

\”El intento de Apple de arrastrar a RIM a una deblace de su propia creación es inaceptable\”, dicen en su texto los dos consejeros delegados de la canadiense Research In Motion, Mike Lazaridis y Jim Balsillie. \”Claramente, Apple tomó ciertas decisiones de diseño y debería asumir la responsabilidad por esas decisiones en lugar de intentar arrastrar a RIM y otras a una situación relacionada con Apple de forma específica\”, añaden.

Por su parte, Nokia señaló que ellos siempre priorizan el rendimiento de la antena sobre el diseño; también HTC, mencionado expresamente en el vídeo, ha respondido defendiendo a su modelo Eris y asegurando que muy pocos usuarios se han quejado de problemas de cobertura. Motorola ha señalado que ellos no utilizan antenas externas porque a los usuarios no les gusta que les digan cómo coger su teléfono.

Así que mientras Apple intentaba apaciguar a las masas regalando fundas gratis, lo que sí ha conseguido ofender a sus competidores con la estrategiad el ventilador.

No es precisamente el mayor éxito en la historia de las relaciones públicas. A partir de ahora Apple tendrá que andarse con pies de plomo para no empezar a perder el prestigio y el glamour que tantos años le ha costado lograr. De hecho, en la Red empiezan a abundar no sólo las crticas, sino las burlas a la compañia, como este vídeo que muestra a Steve Jobs reencarnado en el malvado Darth Vader.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios