BAQUIA

Los royalties dan un respiro a las radios online

Durante los dos últimos años, muchas radios online han tenido serios problemas de supervivencia por culpa de los royalties que se ven obligadas a pagar para emitir material protegido con derechos de autor.

Un grupo de jueces dictaminó en marzo de 2007 que las radios online ubicadas en Estados Unidos debían abonar una tarifa de 0,08 dólares por usuario y canción (además, con efecto retroactivo desde 2006), que aumentaría a 0,19 dólares en 2010.

En el caso de Pandora, una de las emisoras más populares, estos desmesurados royalties llegaban a absorber hasta el 70% de sus ingresos. Esto, unido a la complicación de negociar los derechos de autor en cada país, ha llevado a cerca de la bancarrota a muchas emisoras.

Pero las que han resistido hasta ahora (al menos en los Estados Unidos) pueden respirar tranquilas, después de que un acuerdo alcanzado entre emisoras, artistas y discográficas vaya a permitir a las primeras seguir con su actividad sin preocuparse de abonar unas tasas draconianas.

El nuevo esquema de royalties establece diferentes tarifas en función del tamaño y el modelo de negocio. Para las empresas que ingresen más de 1,25 millones de dólares anuales se fija un pago de 0,093 dólares por canción y usuario, que irá aumentando anualmente hasta 0,14 centavos en 2015. Eso supone un máximo del 25% de sus ingresos.

En el caso de las emisoras que no lleguen a facturar 1.25 millones anuales abonarán entre el 12 y el 14% de sus ingresos en royalties. Para todas ellas se establece además una tarifa mínima de 25.000 dólares anuales.

En el blog de Pandora se explica la nueva situación, que estará vigente hasta 2015, momento en que se volverá a revisar. A pesar de mostrarse contentos con el acuerdo, dejan claro que los royalties que pagarán ahora siguen siendo mayores que los de cualquier otra forma de radio.

Algunos cambios afectan a los heavy users, alrededor del 10% del total. La versión gratuita permitirá escuchar hasta 40 horas de música gratis al mes. Superado ese límite, habrá que pagar un dólar para seguir escuchando música sin ninguna restricción el resto del mes. Una tarifa, al fin y a l cabo, razonable y asequible.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios