BAQUIA

Los saboteadores de PC actúan por venganza contra sus jefes

Quienes sabotean los ordenadores de las oficinas y no dudan en poner en peligro la seguridad nacional o la economía lo hacen movidos por la sed de venganza contra sus jefes, según un estudio llevado a cabo por un organismo gubernamental estadounidense.

Se han analizado docenas de casos de sabotaje de computadoras acaecidos durante los últimos seis años para estudiar los motivos de dichas acciones, que dañan las redes y bases de datos más críticas del país.

Trabajadores descontentos y antiguos empleados constituyen el perfil de estos atacantes de PC. Sus desmanes van desde la supresión de programas e informaciones fundamentales para el negocio de las compañías y la introducción de pornografía en sus páginas webs hasta estropicios de redes enteras. El informe dice que la mayoría de estos saboteadores dio claros síntomas de preocupación antes de cometer sus desafueros, en forma de retrasos y discusiones con los otros trabajadores.

Lo que no se les olvida a los empleados desafectos es ocultar su identidad online a la hora de trabajar… e incluso ponerse nombres de sus compañeros, para que las culpas recaigan en éstos. La recomendación fundamental que se realiza a los jefes es que presten atención a aquellos de sus curritos que muestran claros síntomas de enfrentarse y envalentonarse ante acciones disciplinarias justas por parte de la compañía.

La mayoría de las fechorías supusieron costes menores de 20.000 dólares para los empresarios, pero al menos un par de casos de sabotaje acarrearon unas pérdidas superiores a los 10 millones de dólares. En todo caso, es casi imposible cuantificar la frecuencia de estas actitudes, porque las empresas afectadas no suelen divulgarlo por temor a una mala publicidad e imagen.

Todos los ataques recogidos en esta investigación -49 en total- acontecieron entre 1996 y 2002, y se dirigieron fundamentalmente contra bancos, compañías contratistas relacionadas con el Departamento de Defensa de EEUU y empresas de los sectores financiero y de servicios. Es decir, contra lo más crítico del país.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios