BAQUIA

Marketing personal en Internet

En la actualidad, el marketing es una herramienta que todos debemos conocer. Muchas personas creen que el marketing consiste en hacer publicidad para vender un producto indiscriminadamente a todo aquel que tenga la mala suerte de ver el anuncio. Otras personas, de un modo más formal, lo definen como el proceso por el que se crea y se entrega al público objetivo un producto que satisface una necesidad hasta ese momento no cubierta.

Pero el marketing está presente en todo lo que nos rodea y no solamente entre las empresas y particulares. Cada vez cobra más importancia el marketing personal. Lamentablemente, hoy muchos piensan que esta idea tiene que ver con “venderse uno mismo” o hacerse propaganda personal. Otros muchos piensan, de un modo también equivocado, que el marketing personal solamente consiste en cuidar su imagen. Por desgracia, vivimos en un mundo de percepciones, en donde muchas de nuestras ideas se ven dominadas por las apariencias. Pero esto no debe desviarnos de lo realmente útil. Vivir en un mundo de apariencias hace a menudo olvidar que lo importante es ser y no sólo parecer. Sin valores, la imagen por sí sola no vende.

Bajo mi punto de vista, la clave es la integridad. La coherencia entre el ser y el parecer. Aparentando algo que no eres, no estás haciendo marketing personal. Simplemente estás intentando venderte y esto, a la larga, no es positivo.

El posicionamiento de una marca personal se consigue poco a poco, consolidando lo que se va haciendo. Hay que ser consistente y, sobre todo, coherente.

La clave reside en crear una estrategia, un plan que nos indique los pasos a seguir para alcanzar nuestro objetivo. Este punto básico, bajo mi punto de vista, es frecuentemente olvidado por las prisas y por querer llegar a la meta antes de comenzar la carrera. Cuando construyes una marca, realmente lo que pretendes es que la gente tenga una percepción concreta sobre ti. Por tanto, antes debes tener en cuenta cuál es la imagen que quieres dar de ti mismo.

Aunque no descarto el valor de las redes más tradicionales, creo que la rápida escalada de la Web 2.0 en Internet en los últimos años ha cambiado las reglas del juego. Internet representa en la actualidad un excelente medio para potenciar nuestro marketing personal con numerosas herramientas que nos permiten hacer esto virtualmente sin requerir ningún esfuerzo, ni económico, ni técnico.

Bajo mi punto de vista, las herramientas más recomendables son:

  • Redes de contacto profesionales. Sobre la gran cantidad de redes profesionales que pueblan la Red, yo destacaría sin duda LinkedIn y Xing. Cualquiera de ellas te permite contar con tu currículum en línea, además de establecer comunicación con los demás miembros de la red, participar de grupos y foros y hacer promoción de tus actividades.
  • Facebook. Esta red se ha convertido en un fenómeno que traspasa el ámbito del sector profesional o del mero ocio. La cantidad de usuarios que están en esta red es tan grande que se ha convertido en referencia para reencontrar amistades, hacer nuevos amigos, desarrollar campañas, afiliarte a movimientos…
  • Twitter. Es una de las redes más jóvenes, pero cuenta ya con muchos adeptos por todo el mundo. La sencillez ha convertido a esta herramienta de comunicación en toda una imprescindible en el momento de establecer una presencia personal en la red.
  • Blog personal. El blog es un viejo conocido de todos los que frecuentamos Internet. Algunos dicen que es un sistema obsoleto y anticuado, pero yo considero que es un recurso muy útil para crear nuestra marca personal. El blog es el lugar idóneo para la expresión y la comunicación, ya sea bajo un dominio personal, o utilizando la gran variedad de posibilidades gratuitas que ofrece la Red

No me gustaría finalizar este artículo sin una reflexión. Muchas veces nos surge un comportamiento, casi compulsivo, que nos incita a registrarnos en todas las redes sociales que vemos, bien por curiosidad o bien por recomendaciones de otros usuarios. Lo que acaba sucediendo frecuentemente es que, al final, no vemos utilidad a la red y allí queda nuestro perfil, sin terminar, y en muchos casos indexado en buscadores, lo que afecta a nuestra propia marca personal.

¿Por qué no pruebas a buscarte en Google? Atrévete y verás cómo te sorprenden los resultados…


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios