Más allá de lo elemental

Ya se sabe lo que tienen los grandes almacenes: la ventaja de que, con casi total certeza, puedes encontrar casi cualquier cosa, y la garantía de que el viejo lema “El cliente siempre tiene razón” se sigue inculcando en los cursillos de formación como un tatuaje en la piel de los nuevos empleados. Ahora, los inconvenientes también son unos cuantos: por ejemplo, uno puede salir convencido de que recibe la temporada primaveral estrenando un modelito único para encontrarse a la vuelta de la esquina con otros cinco ilusos clónicamente uniformados. Por no hablar de lo que sufren los que viven del pequeño comercio al competir en tan desigual combate.
Algo parecido sucede con el comercio electrónico. Sí, en eBay y Amazon se puede encontrar de todo, y ya sabemos que con todas las garantías en cuanto a seguridad, plazos de entrega y seriedad. Pero no está mal dar de vez en cuando una oportunidad a comercios alternativos, por aquello de darle algo de vidilla al sector, y también, por qué no, por la posibilidad de encontrar productos originales y a precios más baratos. Que no está bien que unos tengan tanto y otros tan poco…


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios