Más pegas para el e-DNI

A menudo se ha criticado el hecho de que las patentes supongan un obstáculo a la innovación tecnológica. Sobre todo en los Estados Unidos, donde se patenta hasta lo más absurdo y peregrino, convirtiendo en propiedad privada y sujeta a pagos invenciones que podrían contribuir al desarrollo o bienestar colectivo. Parece que -al menos por el momento- en Europa estamos a salvo de esta traba (la inversión en I+D ya encuentra otras muchas), aunque en España nos ha surgido un caso de reclamación de paternidad: el de la empresa malagueña Kalysis Iberica, que dice poseer la patente del lector de tarjetas inteligentes que incorporará el futuro DNI electrónico. La empresa afirma poseer la exclusiva para instalar estos lectores en los ordenadores, y anuncia duras demandas penales para defender el disfrute exclusivo de su propiedad. Vaya por Dios. Con la ilusión que nos hacía, resulta que el DNI electrónico nos está saliendo rana. Más


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios