BAQUIA

¿Me compro un móvil o un mp3?

Cada vez que nos compramos un nuevo gadget, apenas hemos terminado de digerir el manual de instrucciones cuando en el mercado ya hay un modelo nuevo que deja obsoleto al nuestro. Este es un hándicap inevitable y que hay que asumir en esto de la tecnología, aunque lo que sí podemos es ahorrarnos al menos un disgusto por desfase tecnológico: en vez de que se nos queden atrasados el móvil y el reproductor mp3, que sea sólo uno de ellos porque los dos los tenemos integrados en el mismo aparato.

Cada vez son más los fabricantes de móviles que diseñan sus terminales pensado en su uso como reproductor digital: ya es habitual que la memoria de serie sea por lo menos de 1 GB, y la interfaz y los controles se adaptan más al manejo de los archivos musicales que, por ejemplo, al de la agenda de contactos. Si además las compañías de telefonía y las discográficas empiezan a darse cuenta del enorme potencial del mercado de las descargas musicales en los móviles (como es el caso del reciente acuerdo entre Vodafone y Sony BMG), es probable que en poco tiempo no sólo nos hayamos desprendido de uno de los dos aparatos, sino de toda nuestra colección de CDs.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios