BAQUIA

Messier deja Vivendi, y ésta dice adiós a la nueva economía

Vivendi está tan unida a la información que ofrece Baquía.com tanto como tiene que ver con la tecnología o lo que se ha llamado nueva economía. Pero la marcha de Jean-Marie Messier, abanderado de esa nueva economía en el país galo, puede suponer un paso atrás (o, por lo menos, un cambio de rumbo) que llevará a la compañía a centrarse en el medio ambiente y los servicios urbanos, abandonando participaciones en empresas de comunicación (Canal + y Universal) y recientes apuestas en el mundo online, como Mp3.com.

El abandono Messier apaga un poco más la luz en el negro panorama del grupo francés en relación con sus aventuras en la Red. El ex CEO de Vivendi siempre ha defendido los negocios de Internet como fundamentales en la estrategia futura de la compañía. Pero la caída constante de Vivendi en bolsa, unida a un aumento brutal de la deuda, ha llevado a Messner a un callejón sin salida. Ahora se cuestiona qué ocurrirá con las e-iniciativas de la empresa, como los 372 millones empleados en comprar MP3.com., a las que no se les ve un retorno de inversión razonable, y que pueden ser dejadas de lado por la nueva ejecutiva.

El sueño \’mediático\’ de Messner, que incluyó la adquisición de Seagram (que le dio la posesión de Universal), se convirtió en una pesadilla financiera de la que resultaron 13.600 millones de euros en pérdidas en 2001, las mayores de la historia de una compañía francesa.

La bolsa reaccionó con alegría al abandono de Messner, premiando con casi un 10% las acciones de Vivendi, escaso consuelo para los accionistas que han perdido más del 60% de su inversión desde principios de año. El grupo francés ha visto como su deuda ha sido degrada a \’basura\’ por Moody\’s, a la vez que se ha añadido al grupo de empresas que aplican contabilidad creativa, según publica Le Monde, al sumar 1.500 millones de euros fruto de la venta de British Sky Broadcasting a sus beneficios.

Básicamente, Vivendi reconoce que atraviesa una profunda crisis. Y su división online, una parte minúscula de sus negocios, podría pagar el pato, hasta el punto de que se plantee la posibilidad de dividir la compañía entre las actividades tradicionales y las de comunicación, en las que Internet debiera jugar un papel determinante.

Más en El País y en News.com


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios