Microsoft lava la cara a Xbox

Pese a las muchas esperanzas que Microsoft había depositado en la consola de videojuegos Xbox, lo cierto es que no va todo lo bien que debiera. Se vende mucho menos que sus competidoras, que cada vez la miran desde mayor distancia, sobre todo en el caso de PlayStation 2, aunque es más doliente con GameCube, que salió simultáneamente. En Japón la diferencia se recrudece mucho más.

Según un informe presentado el pasado mes por ScreenDigest, Sony, Nintendo y Microsoft venderán en total 14,2 millones de unidades de sus consolas en Europa, Oriente Medio y Africa, un 28% más que en 1998, que fue un año estupendo para este sector. La mala noticia es que de esos 14,2 millones de consolas vendidas, apenas 1,5 millones serán Xbox.

Aún no ha pasado un año desde que Redmond sacó al mercado su consola, pero la cosa empieza a ser preocupante. Y según un buen puñado de analistas, lo va a ser aún más si estas próximas Navidades no consigue incrementar considerablemente su aceptación. Toby Scott, de Games Analyst, lo resume al decir que “si Microsoft tiene una Navidad desastrosa, particularmente en mercados importantes como Inglaterra o Estados Unidos, alguien en Redmond va a decir, ‘esperad un minuto chicos, que esto no pinta nada bien’”. Normal teniendo en cuenta que la compañía de Gates pierde entre 76 y 150 dólares en cada Xbox, que se vende por 199 dólares.

Además, a pesar de que el mercado de las consolas ha crecido enormemente, son muchos los que creen que sigue sin haber lugar bastante para que se lucren tres máquinas. Y de momento queda claro cual de ellas se está llevando la peor parte. Una demostración de que no siempre gana el mejor (la consola de Microsoft es la mejor del mercado).

Mientras tanto, en Microsoft acaban de remodelar toda la configuración interna de su consola para lograr dos objetivos. Por una parte disminuir los elevados costes de fabricación, y por otro lado dificultar la labor de los piratas, que ya han conseguido reproducir software ilegal en la consola.

Los primeros en darse cuenta fueron aquellos que han comprado recientemente chips para piratear la máquina de Sony, y que se han encontrado con que no funcionan en su flamante consola. De todas maneras, ya hay algún que otro experto intentando conseguir chips para las nuevas Xbox.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios