BAQUIA

Microsoft rinde cuentas

Hace pocos días Microsoft prosiguió con su particular destape al desvelar la información técnica (las polémicas APIs) de su Windows XP, un paso ineludible para poder actualizar su sistema operativo según el acuerdo alcanzado con el departamento de justicia que aún debe recibir el visto bueno de la juez Colleen Kollar-Kotelly.

Ahora el coloso de Redmond ha presentado un informe en el que, a lo largo de siete páginas, explica sus últimos progresos en la adopción de dicho acuerdo. Un informe que no había sido solicitado pero que Microsoft ha querido mostrar para dejar constancia de su buena voluntad ante Kollar-Kotelly.

Merced a este informe se ha sabido que el famoso Service Pack 1 (SP1), de cuya existencia se supo a finales del pasado mes de mayo, hará acto de presencia en breve. Más concretamente, y según el portavoz de la compañía Jim Cullinan, esta importante actualización llegará el próximo nueve de septiembre. No obstante, las primeras computadoras con la actualización incluida de serie no se verán hasta octubre.

SP1, otro requisito del pacto rubricado junto al DoJ, no sólo se limita a tapar algunos fallos y agujerillos, lo realmente destacable es que permitirá tanto a los usuarios como a los fabricantes de computadoras personales ocultar de los sitios más evidentes como el menú de inicio (que no desinstalar como pedían los estados rebeldes) los cinco programas más polémicos (por estar embebidos en el sistema operativo y por tanto dañar a la competencia) de Microsoft: el navegador Internet Explorer (causante de toda la discordia), Windows Media Player, Windows Messenger, Outlook Express y la versión de Java Virtual Machine de Microsoft. En su lugar se podrán poner otros programas, ya sean de la propia Microsoft o de otras compañías.

Para conseguirlo, los usuarios dispondrán de una nueva opción dentro de “Agregar o quitar programas”, que está dentro de “Panel de control” en la que podrán elegir tres posibilidades: “Microsoft Windows”, que deja las cosas como están; “Non-Microsoft”, para introducir software ajeno a la empresa de Gates y “Custom” para crear una opción mixta.

Los críticos de Microsoft defienden que incluir la posibilidad de esconder el software propio, es una medida demasiado suave que no mejora el atentado contra la competencia que supone instalar desde un principio sus programas. Pero esta no es la única crítica que ha recibido SP1 antes incluso de ver la luz.

Según denuncian algunos desarrolladores de software como AOL (archirrival de Microsoft), para que los programas de la competencia puedan sustituir a los del gigante de Redmond deben ser registrados por sus creadores en el nuevo XP resultante de la actualización, por lo que están obligados a presentar nuevas versiones o actualizaciones de los programas ya existentes.

Andrew Weinstein, portavoz de AOL, ha asegurado a sus clientes que tendrán que esperar a que lleguen nuevos productos de su compañía para poder incluirlos en el menú de inicio de XP. Este gigante está trabajando con AOL 8 y Netscape 7 para que puedan sustituir de esta manera a Microsoft Messenger y a Internet Explorer. Algo parecido les pasa a los usuarios del navegador Opera y con RealOne, de RealNetworks, que tendrán que esperar nuevas actualizaciones.

Service Pack 1 también incluye algunas mejoras que han ido apareciendo en los últimos tiempos, como los drivers para USB 2.0, el.Net Framework, esencial para la futura estrategia .Net de Microsoft una nueva versión del programa de mensajería del coloso del software y, quizás lo más interesante después de la opción de ocultamiento arriba explicada, la facultad de no instalarse en aquellas copias de XP cuyo número de identificación haya sido robado.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios