BAQUIA

Microsoft se sale con la suya

Finalmente Microsoft se ha salido con la suya, escapando prácticamente indemne de un proceso judicial que a punto ha estado de costarle un disgusto en más de una ocasión (amago de partición incluido).

La juez Colleen Kollar-Kotelly ha decidido que casi la totalidad del pacto alcanzado por la empresa de software más grande del mundo y por el Departamento de Justicia hace un año es “bueno para el interés público” y que no resulta necesario aplicar las sanciones exigidas por los nueve estados rebeldes.

Este pacto, al que se opusieron con fiereza nueve de los 19 Estados que iniciaron el proceso contra Microsoft, y que se ganaron a pulso en los últimos meses el apelativo de “rebeldes”, fue descrito en su momento por muchos especialistas como una rendición en toda regla del DoJ y como una victoria para el coloso de Redmond. Bien es cierto que desde su primera concepción ha sufrido modificaciones para contentar a la juez, pero poco trascendentes.

Eran muchos lo que decían desde hace bastante tiempo que nadie esperase de este juicio grandes cambios en el status quo. Y parece que el tiempo ha acabado dándoles toda la razón. Las sanciones no son más que pequeñas concesiones que no ponen en peligro la supremacía y los planes de futuro de Microsoft, que de hecho lleva ya tiempo llevándolas a cabo (el popular Service Pack 1 para XP es una de ellas) e intentando convencer a quien se deje de su buena voluntad.

Entre otras cosas, ahora los fabricantes podrán preinstalar de serie programas ajenos a Microsoft son ser castigados por ellos, la compañía de Gates tendrá que compartir parte de su código fuente y facilitar el camino a otras compañías para que desarrollen aplicaciones para su sistema operativo.

Cuatro meses deliberando

Esta magistrada, que heredó este complejo caso de manos de Thomas Pendfield Jackson (uno de los nombres propios que más pesadillas ha provocado en Redmond y que fue retirado por mostrar animadversión hacia la empresa de Gates), había escuchado las alegaciones finales de ambas partes y había tirado por tierra una moción de Microsoft para desestimar el caso a finales del pasado mes de junio.


Kollar-Kotelly y su antecesor el juez Jackson

Desde entonces, y tras fracasar en su intento porque Microsoft suavizara su postura y se replantease aceptar algunas de las modificaciones que ha propuesto los nueve estados, ha estado digiriendo toda esta ensalada de comentarios, opiniones, acusaciones y hechos para decidir si el famoso acuerdo favorecía al interés público.

Y ha llegado a la conclusión de que es así, y de que la mayor parte de las peticiones de los nueve estados beneficiarían únicamente a la competencia de Microsoft. No obstante, Kollar-Kotelly reconoce en su memorandum de más de 340 páginas que la empresa de Gates \”tiende a minimizar los efectos de su comportamiento ilegal\” y que muestra una \”visión paternalista\” hacia sus consumidores.

No es una decisión que haya sorprendido a nadie. Kollar-Kotelly ya animó tras los atentados del 11 de septiembre a que se alcanzara tal fin como muestra de concordia y espíritu de cooperación entre el sector privado y el público estadounidense.

La juez ha establecido que las sanciones pactadas en 2001 se mantengan en vigor durante el próximo lustro y que un grupo empresarial (el lugar de un comité convencional) sea el encargado de vigilar su cumplimiento.

Nunca llueve a gusto de todos

El gobierno ha dado su bendición a esta decisión por boca del fiscal general John Ashcroft, que lo ha descrito como \”gran victoria para los consumidores\”.

Bill Gates también ha dicho que le parece \”justo\” y \”un gran hito\”, y que \”aunque impone nuevas responsabilidades a Microsoft, este fallo también nos da la libertad de continuar innovando para nuestros consumidores\”.

En cambio, grupos de consumidores y expertos contrarios a los modos de Microsoft y competidores como Sun Microsystems no se han mostrado ni mucho menos tan contentos. Sun, de hecho, ha asegurado que seguirá adelante con su propia demanda y ha instado a los nueve estados rebeldes a o se rindan.

Andrew Gavil, un profesor de leyes especializado en casos antimonopolio de la Howard University, que ha sido muy crítico desde un principio con el pacto ofrecido por el Departamento de Justicia, ha declarado: “No puedo imaginar una victoria más dulce para la postura que alcanzaron el gobierno y Microsoft, y los estados no podrían haber obtenido menos de lo que han conseguido”.

Aún es pronto para dar vacaciones a los abogados

Y es que estos estados aún tienen en su mano la posibilidad de recurrir el fallo de Kollar-Kotelly antes del 8 de noviembre y perpetuar algo más este proceso interminable.

Eso sí, si deciden no hacerlo concluiría así uno de los culebrones judiciales más importantes de los últimos tiempos, sin duda el más destacado del sector tecnológico, que se inició en 1998 a raíz de la llamada Guerra de los Navegadores, en la que Microsoft abusó de su posición para eliminar a Netscape (por entonces líder indiscutible) del mapa.

Y lo más probable es que los fiscales generales de California, Connecticut, Florida, Iowa, Kansas, Massachusetts, Minnesota, Utah y Virginia (además del distrito de Columbia), decidan dar por cerrado el caso. Bill Lockyer, representante del belicoso estado de California, ha declarado tras conocerse la resolución de Kollar Kotelly que “todos nosotros, a ambos lados de esta batalla, estamos fatigados”.

De todas maneras, aún suponiendo que este caso se diera por sentado, Microsoft aún tiene pendiente otro proceso antimonopolio en Europa. Hace apenas una semana la Comisión Europea anunció que tomará una decisión preliminar en este caso a finales de este año, aunque la sentencia definitiva no se dará a conocer hasta el año que viene.

Ojo al dato

Por último una curiosidad. La sentencia se filtró en Internet hora y media antes de lo previsto, disparando la cotización de Microsoft en bolsa. Una buena prueba de que el fallo es favorable para la compañía estadounidense.

El caso Microsoft en Baquía.com

  • El culebrón Microsoft (04/04/2000)
  • Erase una vez el juicio de Microsoft (09/06/2000)
  • Microsoft y el camino del monopolio (03/07/2001)
  • Nueva Economía… nuevos monopolios (09/07/2001)
  • Caso Microsoft, la historia interminable (17/10/2001)
  • Caso Microsoft, la pelota continúa saltando de tejado en tejado (07/11/2001)
  • Caso Microsoft, a punto de caramelo (05/06/2002)


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios