BAQUIA

Midway Games no consigue recuperar su brillo

Dicen que no hay regla sin excepciones, y parece que es verdad. En el sector de los videojuegos, uno de los que mejor está afrontando la crisis y con algunos de sus protagonistas cosechando resultados y crecimientos bursátiles más que importantes, la compañía desarrolladora y distribuidora de juegos Midway Games está viendo como su luz va perdiendo fuerza poco a poco.

Esta compañía estadounidense, que en 2001 tuvo unas pérdidas netas de 78,4 millones de dólares, espera perder durante su segundo trimestre fiscal entre 11,5 y 12,5 millones, pese a que en un principio calculaba que serían entre 5 y 10 millones. Los ingresos oscilarán entre los 28 y los 30 millones de dólares, cuando antes esperaba que estuvieran entre los 40 y los 50 millones. Midway también dijo que anda buscando un nuevo COO (chief operating officer).

Midway es una empresa clásica dentro de este negocio, que aunque muy lucrativo, nadie dice que no sea duro, ya que cada año aparecen más de 1.000 nuevos títulos de los que apenas unos pocos se convierten en superventas. La compañía, que se fundó a mediados de los años 50, y tuvo dos momentos de gloria: uno a finales de los años 70 y a principios de los 80 con la importación de los juegos japoneses Pacman y Space Invaders, el otro vino a principios de los 90 con la serie Mortal Kombat, de la que llegó a vender los derechos para la realización de una película. Entonces era un gigante capaz de rivalizar con la mismísima Electronic Arts (el coloso de los videojuegos a día de hoy).

El problema es que durante los últimos años no está consiguiendo ningún juego que la vuelva a catapultar al Olimpo de las empresas que viven de los videojuegos. En 2001 la cosa ha sido trágica, con siete de los quince juegos que estrenó (incluyendo un Mortal Kombat para Game Boy Advanced) vendiendo 50.000 copias o menos.

La esperanza ahora está puesta en Deadly Alliance, una nueva entrega de Mortal Kombat para las tres consolas de Sony, Microsoft y Nintendo que fue presentado en el pasado E3 y cuya llegada a las tiendas ha sido retrasada un mes, de septiembre a noviembre, arriesgando así el importante periodo de compras navideño.

Este retraso, anunciado el pasado martes junto a la revisión a la baja de resultados, hizo que Midway perdiera la mitad de su valor en bolsa. La pasada semana concluyó con la acción rondando los 4,5 dólares, su cotización más baja en toda su historia.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios