BAQUIA

Muerto Napster, vía libre para trapichear mp3

La siempre dura vuelta clase ha sorprendido con una grata alegría a los universitarios de Estados Unidos: los colleges han suavizado las restricciones para intercambiar archivos de música y vídeo a través de sus redes.

Cuando Napster alcanzó su punto álgido y 70 millones de personas se conectaban a través de su software para compartir mp3, en los campus estadounidenses estuvo a punto de correr la sangre porque las universidades, con la mosca de la RIAA detrás de la oreja, instalaron cortafuegos (firewalls) para que sus alumnos no dilapidasen el ancho de banda de sus redes con archivos musicales.

Ahora que la ley ha puesto a Napster fuera de combate por violar las leyes federales de derechos de autor, las universidades han relajado el esfínter (las reestricciones al uso de su ancho de banda), porque no pueden bloquear simultáneamente todos los clones de Napster que han aparecido como caracoles tras la tormenta: BearShare, AudioGalaxy, Kazaa, Gnutella, Morpheus, Limewire, WinMX, etc.

Del alivio por el cierre del programa ideado por Shawn Fanning, los rectores han pasado a sufrir nuevos dolores de cabeza. La alternativa a los cortafuegos, rastrear las actividades de los pupilos en su ordenador, podría provocar sangre en las aulas, esta vez de verdad.

Visto que no se puede combatir, las universidades están afrontando el problema con una mezcla de resignación y buena fe. Para controlar el buen funcionamiento de sus redes han establecido pautas generales para el uso de Internet, pero han obviado el tema del intercambio de archivos.

La Universidad de Indiana, por ejemplo, en la que los estudiantes casi se amotinan cuando decidió bloquear el acceso a programas P2P, dejará en manos de estos el control de la red del campus. Habrá una red de uso académico controlada por el rectorado y una de acceso desde las habitaciones que regularán los propios alumnos. Siendo una decisión interesante, no alcanza a la del MIT (Instituto de Tecnología de Massachusetts), que sencillamente se niega a imponer cualquier restricción.

  • En Wired

La música en tiempos de mp3, en Baquía.com


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios