BAQUIA

¡Muévete! Movilización online en la campaña de las elecciones presidenciales norteamericanas 2004

Con la amenaza terrorista y la g uerra en Irak como telón de fondo, los Estados Unidos han vivido estas elecciones en un clima político convulso. La campaña ha sido muy reñida, -hasta el último momento las encuestas de intención de voto señalaban prácticamente un empate entre los candidatos- , y los estrategas de cada partido han jugado muy fuerte en todos los ámbitos. Internet ha despuntado, como nunca antes, como un medio idóneo para difundir los mensajes de los partidos y movilizar a los simpatizantes. A su vez, ha sido utilizada por un gran número de colectivos para manifestar sus preferencias sobre el inquilino de la Casa Blanca.

Según una encuesta de Harris Interactive, cada vez son más las personas que utilizan la Red para buscar información política o electoral. Básicamente, aún se busca en las webs de los medios de comunicación tradicionales (CNN, Fox News, etc.), pero mientras que en estos medios el tratamiento de este tipo de información se ha estancado en cierta manera, observamos un crecimiento de las webs oficiales de los candidatos.

Uno de los aspectos más llamativos del papel que ha jugado la Red en esta campaña ha sido su rol como agente movilizador, llamando a participar en el debate político. Este rol se ha articulado a través de:

  • Webs oficiales de los candidatos.
  • Weblogs oficiales.
  • Weblogs de simpatizantes y detractores.
  • Iniciativas webs no oficiales, de colectivos o grupos de interés.

El embrión de esta nueva forma de entender la campaña online lo encontramos en Howard Dean, candidato en las elecciones primarias del Partido Demócrata, que marcó una tendencia que han seguido los candidatos a las presidenciales. Hacía falta alguien que creyera en las posibilidades del nuevo medio. Y éste fue Joe Trippi, responsable de la campaña online, que utilizó la Red para ilusionar y movilizar a los simpatizantes de Dean. En una conferencia en el Internet Global Congress en Barcelona, Trippi se mostraba convencido de la utilidad de la Red para llegar a los simpatizantes de los partidos y conseguir que se impliquen activamente en la campaña. El equipo de Dean consiguió crear una activa red de bloggers que iniciaron nuevos temas de debate y se movilizaron para asistir a la campaña. Su mayor éxito fue el récord de recaudación que se obtuvo y que demostró el potencial de Internet para la recogida de fondos.

Webs oficiales de los candidatos

La novedad de las páginas webs oficiales de los candidatos en esta campaña es que en ellas buscaban la complicidad de los simpatizantes con diferentes propuestas para involucrarse en el proyecto de su partido. Se trataba de buscar métodos para mantener a la gente ilusionada con el día a día de la campaña y conseguir transmitir su mensaje a aquellos a los que no llega la Red. Tanto en la web oficial de George W. Bush como en la de John Kerry, las propuestas de participación eran diversas:

  • Donativos económicos a la campaña o al partido.
  • Voluntarios online.
  • Inscribirse como votante (trámite obligatorio en EEUU).
  • Votar por correo.
  • Asistir a mítines.
  • Organizar reuniones de vecinos para ver los debates.

Los votantes más solicitados fueron aquellos que vivían en los llamados “estados bisagra”, decisivos para el resultado final. Otro ejemplo de la importancia de tener personas dispuestas a involucrarse en la campaña fue la polémica que nació a raíz de los debates televisados. Estos debates se siguieron con mucho interés en la Red. El equipo republicano lo gestionó mediante Debate Facts, un software preparado para responder a todos los temas que sacaba Kerry a la palestra. De este modo los simpatizantes tenían argumentos para replicar a Kerry y defender a Bush ante sus conocidos.

El equipo demócrata utilizó otro sistema. Mediante el email pidió a sus simpatizantes que votaran en todas las encuestas posibles por Kerry como ganador del debate. Y es que, más importante que el triunfador de la contienda dialéctica, es el ganador de las encuestas sobre estos debates. En las anteriores elecciones en las que se enfrentaron Bush y Gore, aunque Gore fue el mejor en el debate según muchas voces, se transmitió al día siguiente la idea contraria. Los demócratas habían aprendido la lección.

Weblogs

El fenómeno weblog, que en nuestro país empieza a despuntar, está en pleno fervor en Estados Unidos. Cabe destacar en esta campaña el hecho de que durante la convención demócrata los bloggers fueron acreditados como periodistas por primera vez en la historia. Este hecho aportó una nueva visión de la política que permitía el acceso a la información a mayor número de personas, que nos daban puntos de vista diferentes. Bush y Kerry han seguido el día a día de la campaña a través de este medio desde sus weblogs oficiales. El éxito de los weblogs se ve avalado por el amplio número de comentarios que suscitan, entre unos 200 y 300 diarios. En ellos se establece un foro de debate sobre la campaña, se mandan mensajes de soporte al candidato, se pide el voto en las encuestas de diferentes medios y, por supuesto, se critica al oponente.

Desde los comentarios en los foros oficiales se establecen enlaces a los weblogs de simpatizantes y a informaciones aparecidas en otros medios. En el weblog de Kerry encontramos el llamado Rapid Response Center, que ofrece respuestas rápidas a las críticas lanzadas por los adversarios en campaña. También los simpatizantes han debatido los temas de interés desde sus páginas webs personales. Algunos de estos weblogs son los de Stephen Elliot, Hawaii4Kerry, Electrablog, Talking Points Memo y Change For America. En Technorati podemos encontrar una lista de weblogs políticos actualizados.

Iniciativas no oficiales

En esta campaña también han tenido gran importancia los grupos que operaban al margen de las fuentes oficiales. Un ejemplo es el carismático Michael Moore. que desde su página web complementa el mensaje anti-Bush ya conocido por sus documentales y libros.

Los grupos llamados 527 –grupos que apoyan una opción política u otra pero que funcionan al margen de los mecanismos oficiales de los partidos– también han revolucionado la campaña en la Red y han conseguido récord de recaudación.

Destaca la iniciativa de Moveon, una idea de Joan Blades y Wes Boyd para incitar a la gente a intervenir en la política de su país. En la web de este grupo se proponen iniciativas, se votan las más importantes y se busca el dinero para llevarlas a cabo. Algunas de sus iniciativas han sido: criticar el proceso a Clinton por el gasto de dinero público que representó, denunciar la parcialidad del canal televisivo Fox, cuestionar la guerra en Irak o asegurar unas votaciones limpias y justas. En esta campaña se popusieron echar a Bush de la Casa Blanca.

Otro ejemplo de intervención en campaña es la de los Veteranos contra Kerry, que centró la actualidad electoral hasta el punto que sus anuncios televisados (financiados con el dinero recogido en la Red) minaron de forma muy importante la credibilidad del candidato demócrata. Estos movimientos trascienden el medio Internet, ya que con el dinero recaudado se llevan a cabo campañas en otros medios más masivos, como la televisión.

Conclusión

No parece arriesgado afirmar que en esta campaña Internet ha tenido un papel protagonista. Su fuerte implantación en los Estados Unidos ha permitido que, por primera vez en la historia, se apostara de manera decidida por estrategias online que incluso han trascendido el propio medio. Aún es pronto para medir la repercusión de Internet dentro de la campaña global, pero su capacidad para la movilización ya está más que probada.

Destaca su capacidad para recaudar dinero, puesto que el sistema de partidos se basa, en parte, en su financiación. Sumando las cifras modestas que se van recaudando en la Red, llegamos a importantes sumas de dinero con el que se pueden llevar a cabo campañas alternativas.

Esther Pallarès, Periodista Digital

Blog: http://comunicat.typepad.com/


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios