BAQUIA

Mujer y empleo en la Sociedad de la Información

La Sociedad de la Información ha provocado cambios en los parámetros que hasta ahora definían la organización de la actividad laboral, el mercado de trabajo y las empresas. Los grandes cambios tecnológicos provocan cambios laborales, generan nuevos empleos y destruyen otros en sectores tradicionales, lo que provoca un mayor protagonismo de la mujer en la sociedad actual.

Uno de los sectores con mayor presencia femenina son los Servicios, donde cobran protagonismo las Tecnologías de la Información (TI), debido a que las mujeres parecen beneficiarse de sus habilidades y cualificaciones para acceder a aquellas actividades relacionadas con la información.

Cambios sociales, cambios laborales

La tasa de actividad femenina ha crecido en España de un 27,6% en 1977 a un 38,1% en 1999, mientras que en ese mismo periodo la tasa de actividad masculina se ha reducido en un 12%. El incremento de la participación laboral femenina se ha debido sobre todo a un incremento en la formación de las mujeres. En tan sólo 20 años el porcentaje de mujeres con estudios medios o universitarios ha crecido de un 8% a un 30%.

La actitud de cambio respecto al empleo femenino se percibe de mayor manera en distintos colectivos:

  • Por edades, los grupos situados entre los 25 y los 54 años, han duplicado en los últimos 20 años, hasta 1999, su tasa de participación laboral, es decir, han pasado a trabajar del 30 al 60%. Las mujeres han incrementado su presencia en casi todos los sectores y ramas de actividad, y se han creado más de 2 millones de empleos entre 1987 y 1997.
  • Las mujeres con estudios universitarios han aumentado la tasa de actividad del 64 al 75%. Un 48% de los ocupados con estudios universitarios son mujeres, frente a un 52% de hombres. El mismo porcentaje se mantiene para los empleados públicos.
  • Las mujeres casadas permanecen en el mercado laboral tras el matrimonio, por lo que su participación ha aumentado en un 15%.

En España, el empleo femenino ha evolucionado de modo favorable en los 10 últimos años. En las etapas expansivas de empleo las mujeres han visto crecer el empleo respecto a su género, mientras que las etapas de crisis han afectado mayormente a los hombres.

Mayor cualificación camino de las TI

Las mujeres progresivamente aumentan su presencia en las ramas y sectores de mayor penetración de las TI o en aquellos que se exigen un mayor nivel de cualificación. Las TI siempre traen procesos de reestructuración de empresas, lo que, en casos como el de España, ha favorecido a la mujer que se ha adaptado bien a este cambio de ocupación. Así, la mujer española ha aumentando su presencia en numerosas ocupaciones que crecen, aunque el sector de las TI genera sobre todo empleos indirectos.

Las ocupaciones directas en TI quedan limitadas a las categorías superiores de cualificación, lo que favorece a las personas con más años de estudios. Los empleos indirectos relacionados con las TI, ocupan al 38% de las mujeres trabajadoras, cuyas tareas consisten en procesar información para uso de terceros. Frente a ellas, el 32% trabaja en empleos directos, en los que se usan la información para su propio trabajo.

Crecimiento del empleo femenino

Los empleos del sector servicios se han incrementado, y, gracias a una mayor equiparación en la formación y en los derechos de hombres y mujeres, la brecha de género en el mercado laboral disminuye. Así, desde 1980 y según datos de la ONU, el empleo femenino crece más que el masculino, con una tasa media de incremento del 70%, salvo en África, Oriente Medio, zonas de culturas musulmanas, etc.

La mujer cuenta cada vez con una mayor presencia en el mercado laboral gracias a la mejora de sus credenciales educativas; genera mayor número de contratos a tiempo parcial; ha creado una tendencia a compensar la igualdad dentro del sector privado y se introduce en sectores como el de las Tecnologías de la Información y Servicios, que son los que dan mayor entrada al colectivo femenino en el mercado laboral.

Más información en Diferencias en la remuneración de hombres y mujeres

Pero a pesar de todo, muchas mujeres todavía realizan tareas menos cualificadas que las de los hombres, y el mercado establece distintas valoraciones en función del sexo. Por ejemplo, mientras que de los hombres se valora sobre todo la experiencia, de las mujeres se mira con lupa el nivel de estudios y las titulaciones, aunque las cifras son positivas: en la España de los años 40 un 50% de las mujeres trabajadoras eran analfabetas, mientras que hoy una gran mayoría tienen algún tipo de estudios.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios