BAQUIA

MWC 2010: el asalto de Microsoft

Imagine que es usted aficionado al teatro. Su actor favorito va a representar una obra en la que es protagonista absoluto, pongamos “Hamlet”, y usted da saltos de alegría ante la perspectiva de disfrutar de su actuación. Pero el día antes del estreno, sufre un accidente que le impide trabajar. Gran decepción… De todas formas usted, que ya había comprado la entrada, acude al teatro el día del estreno. Luego resulta que el sustituto de su actor fetiche se luce con un magnífico trabajo, y el resto de actores también están a un excelente nivel. “Sí, pero no es lo mismo”, piensa usted, satisfecho pero con un poso de decepción. Ahora juguemos a poner nombres: su actor favorito se llama Apple; su sustituto, Microsoft. Y el resto de actores del plantel son Motorola, Samsung, HTC, RIM, Skype, Telefónica, Navteq, Qualcomm… En lugar de en un teatro, está usted en el recinto Fira de Barcelona. Sí, lo ha adivinado: bienvenido al Mobile World Congress. Algunos datos La feria internacional de telefonía móvil ha celebrado su quinta edición esta semana en Barcelona, con presencia de fabricantes, operadoras y desarrolladores de aplicaciones y software. En total, se han reunido 1.300 empresas a los pies de la montaña de Montjuïc, con 120 expositores más que en la edición de 2009. Por lo que se refiere al número de visitantes, este año habrán pasado por el recinto ferial unos 50.000 profesionales, una cifra ligeramente superior a la del año pasado. La ocupación hotelera de estos días en Barcelona siempre es un buen indicador del poder de convocatoria del Congreso. Este año se ha situado en torno al 90%, cifra nada despreciable, pero lejos del 100% alcanzado en la edición de 2008 (obligando a muchos asistentes a pernoctar fuera de la ciudad), cuando los efectos de la crisis aún no se dejaban notar tanto en los presupuestos de las empresas. Una buena noticia es que Barcelona seguirá siendo sede del Mobile World Congress al menos dos años más, hasta 2012, tras el acuerdo alcanzado entre la Generalitat y la organizadora, GSMA, que parece muy satisfecha de la capacidad organizativa de la Ciudad Condal. Microsoft: sin complejos Como decíamos, ante la ausencia en Barcelona del actor que revolucionó la escena de los móviles con el iPhone y la App Store (y cuyos movimientos siguen siendo una referencia para todo el sector, esté o no esté Apple presente en la feria), Microsoft se ha convertido en el protagonista mediático del MWC 2010. A diferencia de la presentación hace unos meses de Windows Mobile 6.5, discreta y deslucida, Windows Phone 7 ha aterrizado a lo grande, con presencia incluida del mismísimo Steve Ballmer, acaparando las miradas de toda la industria y los medios en el escenario donde se concentran los protagonistas mundiales del sector. Tal vez eso se deba a que Microsoft es muy consciente del abismo de calidad que separa a uno y otro: Windows Mobile 6.5 era un sistema operativo poco novedoso, que prácticamente se limitaba a trasladar de la pantalla del PC a la del móvil toda la tradicional experiencia de usuario (programas, aplicaciones, etc.) de Windows. Y poco más. En cambio, con los nuevos Phone 7 tanto el interfaz como las aplicaciones prometen introducir un salto radical. El cambio de apariencia es total, ahora mucho más dinámico e intuitivo. Como en la mayoría de los smartphones actuales, los Windows Phone darán preferencia a las herramientas de comunicación social, pero también se ha mejorado notablemente la experiencia en juegos y multimedia, con préstamos de Xbox y Zune, respectivamente. En definitiva, Microsoft ha planteado toda una revolución diseñada para cambiar la imagen de los teléfonos que funcionan sobre Windows, hasta ahora poco atractivos para la mayoría de los consumidores. Y a la vez, un aliciente para los desarrolladores de aplicaciones, factor clave para el éxito de una plataforma, a partir de un ecosistema que se autoalimenta: sin usuarios no hay atractivo para crear software, sin software hay menos interés para los usuarios. Iremos viendo a lo largo del año la respuesta de éstos. Y el resto, a lo suyo Tras Microsoft, el resto de fabricantes (de dispositivos, no de software) ha contado con una presencia y actividad en el MWC que se corresponde, no de modo científicamente correlacionado, pero sí aproximadamente valorativo, con su posición en el sector, demostrando quién está pujante y quién debilitado. La coreana Samsung ha declarado su intención de triplicar este año las ventas de smartphones. Y su despliegue en el MWC parece acorde a estas intenciones: una enorme superficie donde se han visto sus muchas y variadas novedades, destacando Wave, que incluye el sistema operativo Bada, una pantalla súper AMOLED, procesador de 1GHz y Bluetooth 3, entre otras características. También ha acaparado multitud de focos la taiwanesa HTC, la más potente irrupción en el sector en el último año, gracias en gran medida a su alianza con Google para fabricar dispositivos equipados con el sistema operativo Android. En Barcelona ha presentado los modelos Desire y Legend, para Android 2.1, y HD Mini para Windows Mobile, además de un lavado de cara de su interfaz Sense. Otro que se aferra a la tabla de salvación de Android es Motorola. Tras años en crisis de identidad, el fabricante norteamericano revive en 2010 con un tropel de novedades, encabezadas por Milestone, la adaptación europea del exitoso -en los EEUU- Droid, y Quench, ambos operando sobre Android. Apuntándose a la tendencia de seguir al día (o al segundo) lo que hacen los amigos, los smartphones de Motorola incluirán Motoblur, que presenta en la pantalla inicial del móvil toda la actividad reciente de los contactos. Concluyendo el repaso a los más grandes del sector (¿sabía que hasta Puma prepara su propio smartphone?), BlackBerry ha hecho más hincapié en las aplicaciones que en el hardware, no en vano su Enterprise Server v5 ha sido elegida como mejor herramienta del congreso. Por su parte, Sony Ericsson ha mostrado los nuevos X10 Mini y X10 Mini Pro, variaciones reducidas de su Xperia, así como el Vivaz. Sony Ericsson también tendrá plataforma propia para desarrollar aplicaciones, bautizada como Creations. La feria ha tenido dos grandes ausentes, incluidos en el top 5 de los fabricantes mundiales: LG y Nokia. La coreana montó su tinglado en el pabellón Mies van der Rohe, colindante pero fuera del recinto del MWC, desde donde presentó (con acciones de street marketing) el Electronic Mini, que aspira a ser el smartphone más pequeño del mercado. Igualmente ha ido por libre Nokia, con espacio para conferencias y networking, pero sin mostrar un solo teléfono en la feria. Sí presentó, en un evento paralelo al MWC, Meego, una nueva plataforma de código abierto surgida de una alianza con Intel y que servirá para el futuro desarrollo de nuevos dispositivos (otra vez la alargada sombra del iPad). Aplicaciones: tocar, tocar y tocar En esta edición del MWC si algo ha quedado claro es que, tan importante como los dispositivos inteligentes, son las aplicaciones –táctiles- que los hacen funcionar (de forma inteligente, se sobreentiende). Por eso, por primera vez se ha dedicado un pabellón completo (Planet App) a los desarrolladores de software y herramientas. Y también parece quedar claro que en el futuro inmediato, las llamadas van a ser lo menos importante que hagamos desde un teléfono. En realidad, una buena noticia para el sector, que ve como aumentan las posibilidades de participación de nuevos actores y la diversificación de modelos de negocio y fuentes de ingresos. Y es que, ¿quién va a tener una aburrida conversación de voz desde un teléfono cuando desde ese mismo aparato puedes navegar entre mapas, videochatear, ver la televisión, aprender un idioma, acceder a Internet desde el coche (otra tendencia en auge en 2010), jugar al póquer online o hasta ver porno? Eso sin mencionar toda la gama de servicios basados en la localización vía GPS. Son sólo algunas de las posibilidades que se vieron en el Planet App, un espacio donde Google se refugió en su calidad de desarrollador (tener un solo modelo de teléfono no da para montar un stand), patrocinando conferencias y talleres para programadores y causando un gran revuelo al regalar 1.000 unidades del Nexus One a aquellos que se comprometieran a crear un programa. La Cuarta marcha En el apartado de redes, MWC 2010 ha dado la total bienvenida a la 4G, el siguiente escalón en la evolución de las comunicaciones inalámbricas, que dará paso a un nuevo rango de servicios y aplicaciones donde la transmisión de gran cantidad de datos en poco tiempo y a gran velocidad no sea un inconveniente. Los fabricantes de infraestructuras tienen todo listo para iniciar el despliegue de una tecnología que promete, como mínimo, velocidades de transmisión de 100 Mbps, aunque la china Huawei (pesadilla para los operadores europeos, por su capacidad para fabricar todo mejor y más barato) demostró que puede llegar hasta los 600 Mbps con su sistema LTE-Advanced. Alcatel-Lucent, que ha firmado cuarenta contratos para desarrollar o probar redes LTE en todo el mundo (en Estados Unidos ya lo ha hecho con AT&T y Verizon) es otra que toma ventaja en la salida de la 4G. Conclusión Y el año que viene más: más móviles, más aplicaciones, más modelos de negocio emergentes… y más miradas de reojo. El iPad (a la espera de la confirmación de un hipotético iPhone 4G) es la apuesta de Apple para este año. Por eso, en 2011 en Barcelona veremos como los smartphones hacen un hueco a los tablets. Aunque Apple no esté. No le hace falta para seguir marcando las tendencias del sector.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios