Nace WAC, la plataforma móvil neutral

Una nueva plataforma de aplicaciones ha llegado a la ciudad, con ambiciones de convertirse en el gran universo de software y contenido para cualquier tableta o teléfono, de cualquier marca, en cualquier operadora. Un sueño de compatibilidad que ahora suena a ciencia ficción.

Se trata de WAC, un proyecto anunciado en la feria móvil de Barcelona del año pasado y que se ha concretado en la edición de 2011. En él participan unas 70 empresas entre operadoras, (Telefónica, Vodafone, Orange, China Mobile, MTS, Smart, Telenor, Verizon) y fabricantes (HTC, Samsung, Sony Ericsson).

No es exactamente una tienda, sino más bien un paradigma, un conjunto de normas que deben cumplir las aplicaciones. Como la idea es apostar por la compatibilidad, las especificaciones WAC cumplen estándares como el esperado HTML5, y funcionarán en teléfonos de las marcas que participan en la alianza, aunque utilicen sistemas operativos distintos como Android o Windows Phone 7, ahorrando tiempo y dinero a los desarrolladores, porque no tendrán que diseñar la aplicación a medida para cada plataforma.

Contenido y aplicaciones se venderán en las tiendas de las operadoras, que normalmente vienen preinstaladas pero casi nadie utiliza, para frustración de unas empresas que se han gastado millones y millones en construir las redes móviles.

Precisamente esa infraestructura pretende ser uno de los puntos fuertes de WAC, al permitir por ejemplo que los usuarios paguen por sus aplicaciones (y más importante, por las compras dentro de las aplicaciones) directamente en la factura del teléfono. Por el momento, WAC arranca con 12.000 aplicaciones disponibles, un número discreto frente a los cietos de miles de la AppStore y Android Market.

Hasta ahora, las grandes perdedoras se han perdido el festín de las aplicaciones. Ya sea porque no han sabido, no han podido o no han querido, el caso es que no han logrado ofrecer tiendas de aplicaciones al gusto de sus usuarios, y ahora se encuentran con que otros, como Apple con su AppStore o Google con el Android Market, aprovechan unas redes que les rentan más a otros que a los que las construyeron.

Pero si esa torpeza inicial y esa envidia sana ante los beneficios ajenos sirven para crear una plataforma universal, compatible y competitiva, bienvenidas sean. Suponiendo, claro, que logren atraer a los consumidores a estas tiendas, iconos olvidados en las pantallas de sus smartphones.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios