Nadie está a salvo de los malos

Pudiera pensarse que sólo las entidades que manejan grandes bases de datos están expuestas al peligro de ataques para sustraerles datos confidenciales de sus clientes. Y sin embargo, nada más lejos de la realidad. Como explica un artículo de The Washington Post, cada vez con más frecuencia los ciberdelincuentes dirigen sus garras a pequeños comercios, llegando a obtener acceso en tiempo real a las transacciones de los clientes, y operando al instante con los números sustraídos de sus tarjetasde crédito. Los malos se aprovechan de que a menudo los pequeños comercios descuidan la actualización de su software, o sus políticas de seguridad no son tan estrictas y sofisticadas como en comercios más potentes. Por su bien más es vale prestar atención a estos temas, si no quieren que, como en el “mundo real”, las grandes superficies virtuales acaparen toda la clientela.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios