BAQUIA

Napster lleva las descargas musicales al móvil

La empresa que revolucionó el concepto de la distribución musical con su tecnología de intercambio de archivos digitales aterriza ahora en el terreno de los móviles. Después de sus muchos avatares judiciales, reconvertida finalmente en un servicio legal de descargas musicales de pago y propiedad de la compañía Roxio, Napster acaba de anunciar un acuerdo firmado con AT&T Wireless que permite descargar y reproducir canciones en el móvil a través del servicio Napster To Go, estrenado el pasado mes de septiembre como el primer servicio móvil de suscripción musical.

Mediante una suscripción mensual de 15 dólares, los usuarios pueden descargar y reproducir un número ilimitado de canciones del catálogo de 700.000 títulos disponibles en Napster. Por el momento, el servicio está únicamente disponible para el modelo Audiovox SMT5600, un smartphone recién lanzado por la operadora de telefonía. El teléfono se fabrica con una memoria flash de 28,5 megas, lo que permite almacenar hasta 6 canciones, aunque es posible adquirir tarjetas de memoria miniSD de 128 o 256 megas, con capacidad para reproducir hasta cuatro y seis horas de música respectivamente.

Tras el éxito de las descargas de logos y melodías, la creciente capacidad y prestaciones de los smartphones abren el camino para la descarga e intercambio de contenidos más ricos en los móviles. Desde hace dos semanas es posible utilizar FoneShare, una tecnología desarrollada por la empresa NewBay que permite el intercambio de tonos, gráficos, juegos, imágenes y demás archivos, anunciada como el primer servicio de intercambio de contenidos móviles. También la finlandesa Nokia prepara una red P2P para sus aparatos, lo mismo que la coreana SK Telecom.

Ahora que la tecnología no representa un obstáculo, el principal inconveniente con que se van a encontrar las redes móviles P2P tiene que ver con el intercambio de archivos protegidos por derechos de autor. Pero aquí existe una diferencia fundamental con lo que sucede en los PCs. Como explica News.com, los teleoperadores móviles son los dueños de las redes inalámbricas, por lo que pueden identificar y controlar los archivos en circulación, e incluso cancelar el acceso a teléfonos sospechosos de una actividad excesiva.

Por último, los perjudicados en este nuevo escenario de creciente capacidad y servicios para los móviles pueden ser los reproductores digitales, con iPod de Apple a la cabeza. Aunque las prestaciones de un teléfono aún no son comparables con las de estos aparatos, los reproductores digitales arrastran el inconveniente de no disponer de conectividad para el intercambio de canciones o de gozar de menos popularidad y penetración que los teléfonos. Seguro que no tardaremos en ver la reacción de Apple.

También en Baquía:


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios