BAQUIA

Naufragando en la sobreabundancia

Vivimos en un mundo tan lleno de información, de opciones y posibilidades, que curiosamente nuestra capacidad de decidir y elegir se ve seriamente mermada.

La explosión del marketing como elemento esencial de la comercialización de cualquier cosa ha generado un tipo de consumidor indeciso, débil, mareado por la multitud de ofertas que ve en derredor.

Es que todo es un dilema: consultar catálogos de libros, de productos electrónicos, de lo que sea… Creemos que los productores, los fabricantes, las empresas, no están siendo demasiado inteligentes. En la economía de la atención hay que ser concretos, precisos, y no agobiantes.

Pero la eterna y dañina competición social hace que todos deseemos tener más que el prójimo, rápido y a toda costa si es preciso, incluso viviendo con el agua al cuello desde el día 15 de cada mes. Quo vadis, Occidente? Más


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios