BAQUIA

¿Necesitamos un iPad en nuestras vidas?

Ya está aquí el esperado iPad. Con él, Apple pretende crear una nueva categoría de producto dentro de la electrónica de consumo. De acuerdo, pero la pregunta es: ¿una categoría necesaria? Porque en principio, nada de lo que hace el iPad es exclusivo, es decir, todo lo que hace el iPad se puede hacer en otros dispositivos, sea un netbook, un portátil, un e-reader o un smartphone. El iPad agrupa múltiples posibilidades de entretenimiento (no parece que se pueda trabajar con él) en un mismo aparato. Ese es su mérito, sea mucho o poco.

La tarea de Apple será entonces la de convencer a los consumidores de que necesitan un iPad en sus vidas. ¿Cómo? De la misma forma que lo ha logrado con el iPod y el iPhone. Primero, creando un producto técnicamente impecable, a pesar de algunas carencias (cámara, USB, vídeo HD, Flash); segundo, dejando que el buzz en Internet haga el trabajo de promoción; y tercero, intentado dotarle de esa pátina de gadget exclusivo e indispensable que transfiera a sus dueños la sensación de seres privilegiados.

¿Lo logrará? Los inversores parecen confiar en que sí, a la vista del subidón del valor de las acciones de Apple tras la presentación. Pero hasta dentro de dos meses no sabremos cuánta gente estará dispuesta a gastarse entre 360 y 595 euros por un aparato que se antoja más cercano a un capricho de lujo que a una necesidad.


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios