BAQUIA

Netflix apuesta por el streaming

Primero íbamos al videoclub y nos llevábamos la película alquilada a casa. Luego, más comodones, consultábamos el catálogo del videoclub y nos mandaban la película a casa, el modelo con que Netflix ha triunfado en los Estados Unidos y Canadá, logrando casi 17 millones de clientes.

Ahora, esta cadena apuesta por la desaparición del formato físico en favor del digital, o por lo menos, prioriza éste y arrincona aquél. Ayer anunció sus nuevos planes de suscripción para ver películas a través de la Red, a la vez que penaliza el alquiler de los DVDs físicos.

Los que opten por el alquiler físico deberán pagar más desde ahora: 10 dólares al mes (en lugar de 9) si alquilan una película cada vez, 15 (en lugar de 14) si alquilan dos y 20 (en lugar de 17) si las alquilan de tres en tres. El máximo de ocho DVDs al mes costará ahora 56 dólares, en lugar de 48.

Por el contrario, los clientes de Netflix que opten por la suscripción digital abonarán 8 dólares al mes para tener acceso ilimitado al catálogo de películas y episodios de televisión, a través de PCs o televisores conectados a Internet.

El problema es que, de momento, la oferta en formato digital es mucho menor que la disponible en DVD, debido a las complejas licencias y derechos de emisión varios. Por ejemplo, tres de los seis grandes estudios de Hollywood no incluirán sus películas en el catálogo digital hasta que hayan sido emitidas en la cadena HBO, y para eso pueden pasar hasta siete años.

En total, los que opten por la suscripción vía streaming podrán elegir entre 20.000 títulos, aproximadamente la quinta parte del fondo físico de películas en DVD.

Lo que es indudable es que con este modelo Netflix se ahorrará una cantidad importante en envíos postales. Además, deja claro que la batalla por la audiencia del futuro pasa por competir con Google, Apple y demás servicios conectados para ganarse al espectador vía canal digital


Compartir en :


Noticias relacionadas




Comentarios