BAQUIA

No me digas tecnología, dime negocio

Acaba de salir un nuevo artículo en la revista The Economist que se pregunta si IBM será la compañía que lidere la salida de la crisis del sector.

El artículo se hace varias reflexiones y marca una serie de pautas que nos parecen muy importantes también para el panorama español. Hay que reconocer que una buena parte del panorama actual es consecuencia de la venta de -tecnología por la tecnología- que hemos vivido en los tiempos de auge económico en los que la mirada de los financieros, más vuelta hacia las Bolsas, no estaba fijada en la rentabilidad de \”pequeñas\” inversiones. Sin embargo, algunas de estas pequeñas inversiones, no han sido tan pequeñas y la basura de \”elefantes blancos\” que ha dejado el sector a la industria y los servicios de tantas grandes empresas, es hoy un freno para que éstas crean que la tecnología, más allá de sus procesos más repetitivos, es realmente un arma competitiva.

Otra reflexión que se hace el artículo es la de la dicotomía de las grandes consultoras de estrategia y gestión, del tipo de McKinsey, y las de integración de sistemas, como IBM Global Services o EDS. Cuando un gran proyecto resultaba un fracaso, para las unas era debido a la mala interpretación e implementación de su estrategia que habían hecho las otras. Para éstas, era debido a que, claramente, la estrategia y el modelo de negocio escogido no tenía sentido. El resultado era que el cliente tenía dos consultoras peleadas entre si y un proyecto muy caro que no iba a ningún sitio.

Como se dice en otra parte del mencionado artículo, la integración de PWC e IBM Global Services es la oportunidad para ofertar al cliente un solo cuello por el que coger al consultor si algo sale mal. Lo que en cualquier caso está claro es que la estrategia de IBM, como reconocen muchos de sus competidores, está dando frutos. Su concentración en procesos concretos para mejorarlos y conseguir un rápido ROI para el cliente está dando alas a sus soluciones.

Mientras, poco a poco, van consolidando una potente visión de la dependencia de la informática con el negocio y un nuevo modelo que, de tener éxito, permitirá que cada cambio de estrategia en la dirección de la empresa se convierta automáticamente en un remodelado inmediato de los sistemas de información de la misma.

¿Un sueño? En estos momentos necesitamos algunos.


Compartir en :


Noticias relacionadas

Recomendamos




Comentarios